En paralelo

La mujer y sus aportaciones a la guitarra

La mujer y la guitarra fue el tema de discusión que el Festival escogió ayer para dar coyuntura a una nueva tertulia. Para ello se contó con la presencia de Eulalia Pablos, catedrática de la Universidad de Sevilla, de la guitarrista Antonia Jiménez así como del crítico flamenco Fermín Lobatón, encargado de moderar e introducir la misma.

Como punto de partida de la tertulia se erigió el nuevo libro que Eulalia Pablos editará proximamente y que lleva el mismo título ‘La mujer y la guitarra’, un libro en el que, según confesó Fermín Lobatón, destaca por su “meticulosidad, rigor universitario y sobre todo por su documentación”. En él se realiza un recorrido por las distintas figuras femeninas que a través de la guitarra han cumplido un papel determinante en el flamenco, un papel no demasiado conocido pero a juicio de la investigadura extremeña “ha sido igual de importante”.

Nombres como Adela Cubas, La Bocanegra, Mercedes La Serneta, Victoria de Miguel, La Antequerana, la Cuenca o Anilla la de Ronda fueron especialmente significativas a lo largo del pasado siglo enfrentándose a una sociedad en la que la presencia masculina, al menos en lo que respecta a este instrumento, era mayoritaria.

Afortunadamente para el flamenco y para la sociedad actual, la presencia de la mujer guitarrista en los escenarios aumenta poco a poco, una circunstancia que a Antonia Jiménez agrada bastante “porque eso quiere decir que todo está cambiando”.

A pesar de todo, la artista portuense, que hoy estará en Villavicencio, se muestra sorprendida de que “no haya más mujeres hoy en día, la verdad es que a veces una se siente sola, sobre todo aquí en España porque en el extranjero me he encontrado a más mujeres guitarristas”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios