Acotaciones al programa

Las primeras grandes figuras del baile (1)

Con la más reciente compañía de baile flamenco se abre el tradicional Festival de Jerez, lo que nos sugiere llevar a cabo, en una serie de capítulos, un recorrido por las primeras figuras del género. Y precisamente en Jerez de la Frontera nació, allá en el siglo XIX, el primer bailaor de nombre conocido, se llamaba Francisco Ruiz y carteleramente El Xerezano. La primera referencia que existe de este gran intérprete aparece en el capítulo "Un baile en Triana, de la obra "Escenas andaluzas, original de Serafín Estébanez Calderón, publicada en 1847, donde aparece como amante y pareja de La Perla. El autor lo elogia así: "tan bien plantado en su majeza y boato en el vestir". Y nos dice que destacaba por la calidad de sus rondeñas. También se conoce que actuaba en el Teatro Hércules de Sevilla, en marzo de 1853, entusiasmando al público por su zapateado.

De su pareja La Perla, describe su belleza y los pormenores de su baile: "Los brazos mórbidos y de linda proporción, ora se columpiaban, como éxtasis, ora los abandonaba como en desmayo, ya los agitaba en frenesí delirio, ya los sublimaba o los derribaba alternativamente como quien recoge flores o rosas que se le caen. Aquí doblaba la cintura, allí retrepaba el talle, por doquier se estremecía, por todas partes circulaba, ora blandamente como cisne que hiende el agua, ora ágil y rápida como sílfide que corta el aire". Indiscutiblemente, tanto El Xerezano como La Perla, debieron ser dos figuras flamencas fulgurantes de su época.

Y otra figura indiscutible de la aquellos años, fue la bailaora sevillana Aurora La Cujiñí. La referencia de ella se debe a Gustavo Doré, comentando un retrato firmado por Chaman: "Aurora nombre que lleva una de las bailaoras gitanas más famosa de Sevilla. Aurora La Cojiñí que en el idioma gitano quiere decir Rosa". El comentario está fechado en 1862.

Otros bailaores de aquel tiempo de los que existen datos fueron Miracielos y el Raspao. Miracielos era el nombre artístico de José Castro, sevillano de nacimiento. Y debía tan original nombre artístico a un defecto físico que le impedía agachar la cabeza. Actuó en los cafés cantantes y en los teatros. Y al decir de Vicente Escudero fue el primero, a principios del XIX, que bailó con acompañamiento de guitarras. Por su parte, Antonio de Bilbao, declaró que Miracielos fue el creador del baile por rosas, actuando, en 1864, en el Salón Oriente de Sevilla, junto a otros artistas flamencos de la década. Por su parte. El Raspao, sobresalió especialmente en los zapateados, hasta el punto que se le tiene históricamente por el creador del estilo. He aquí la reseña de los ases del baile flamenco más antiguos que se conocen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios