Fuensanta 'La Moneta', bailaora

"Al racismo no le haría un desplante sino una escobilla"

-¿Qué tiene el Festival de Jerez que no tienen los demás?

-Una organización muy buena, pero sobre todo arte. Tienen mucho conocimiento de lo que están tratando y dan su lugar a todo el mundo, a las nuevas generaciones que tengan algo que decir y a las figuras consagradas. Aparte, hay una calidad inmensa en la programación que dan cobertura a los que están a medio camino entre los artistas consagrados y las promesas.

-¿Cuál es el sitio más raro en el que ha actuado?

-No sabría qué decir. Puede que no sea muy rara porque en los comienzos todos los artistas hemos pasado por lugares extraños, pero sí que me llamó la atención. Fue en un aula de niños pequeños y la verdad es que resultó curioso.

-¿Con quién se daría una pataíta con Zapatero o con Rajoy?

-Con ninguno de los dos.

-Si fuese político, ¿qué sería lo primero que cambiaría?

-La política la verdad es que no me interesa mucho, me interesa lo mínimo, lo que una debe saber. Cambiaría muchas cosas pero sobre todo los intereses porque a veces los políticos se olvidan del pueblo. Trataría al pueblo de una forma más humana.

-¿Qué palo le da más 'palo'?

-A mí la soleá, no tengo dudas.

-Con la crisis, ¿el flamenco da para forrarse o para con tranquilidad llenar la nevera?

-(Risas). Vamos a ver, depende porque el mercado del flamenco es muy irregular y lo mismo tienes un mes repleto de trabajo que al mes siguiente no te llama nadie. Depende de la época puedes llenar la nevera más o menos.

-¿Hay algo que le dé 'jindama' en el flamenco actual?

-Qué preguntita....eh. Lo que más me asusta es lo que yo pueda hacer, si me equivoco haciendo una cosa u otra, de los demás no me preocupo, cada uno que se las ventile. De todas maneras, hay veces que una se equivoca para aprender y eso te viene mejor que el darte la palmadita en la espalda.

-¿A quién o qué se llevaría a una isla desierta?

-(Risas) Eso es algo muy personal. Me bastaría con irme con mi pareja. Hombre, me llevaría algún disquito de flamenco o alguien que me aporte algo. Te diría Tomasito, por ejemplo, que con ese hombre no te aburres.

-¿Qué artista le pone o le ponía más?

-Carmen Amaya ha sido la que me ha inspirado. También me mueven algo por dentro La Yerbabuena y Manuela Carrasco. Esas tres mujeres son para mí tres exponentes importantísimos, ya no sólo en el baile, sino también en el flamenco. Farruco, Matilde Coral o Mario Maya son otros.

-¿Quién da más el cante en el flamenco actual?

-Hay gente joven de mi generación e incluso más jóvenes, que vienen muy fuertes. Hoy día se está cantando, bailando y tocando muy bien y a esos hay que prestarles atención. Vienen muy preparados y con una afición y profundidad en el flamenco muy grande.

-¿A quién o a qué le haría un desplante?

-Al racismo. Le haría una escobilla o una carretilla buena 'pa' destrozarlo. También se lo haría a las guerras y a la falsedad, soy una persona que odia la mentira.

-¿De qué va usted por la vida?

-(Risas) No voy de diva, desde luego, voy de una persona corriente que vive en un barrio pequeñito de Granada, el Zaidín, que además es un barrio obrero. Vengo de gente humilde, soy hija de un taxista y una ama de casa y de eso no me puedo olvidar.

-De no haber sido artista, ¿qué otra profesión hubiese elegido?

-No lo sé. No imagino mi vida fuera del flamenco. Los estudios se me daban bien y algo seguro que hubiera hecho.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios