La falta de fiabilidad del McLaren, un problema en Bahréin

Fernando Alonso, a bordo de su McLaren en Shanghái. Fernando Alonso, a bordo de su McLaren en Shanghái.

Fernando Alonso, a bordo de su McLaren en Shanghái. / EFE

Fernando Alonso (McLaren-Honda) afronta el Gran Premio de Bahréin del próximo fin de semana mirando al pasado, ante el desolador panorama que ofrece el futuro, ya que su monoplaza sigue sin ofrecer garantías: Dos carreras, dos abandonos.

"Estoy deseando volver allí, sobre todo porque no pude disputar la carrera del año pasado. Tengo buenos recuerdos de mis tres victorias en ese circuito y las carreras al anochecer son siempre una experiencia divertida", indicó el asturiano, que añadió: "Suele ser un gran premio bastante largo, por lo que nuestra primera prioridad es asegurarnos de tener fiabilidad frente al calor y las duras condiciones del desierto antes de empezar a pensar en el rendimiento".

"Por lo que respecta al rendimiento, antes de retirarme en Shanghái, estaba en una posición muy prometedora y nuestro ritmo era mucho más fuerte de lo previsto. Así que estaré encantado si podemos tener más sorpresas positivas en el circuito de Sakhir", apuntó el español en unas declaraciones difundidas por su escudería. "Será otra carrera desafiante para nosotros. Las largas rectas no nos lo pondrán fácil y el desgaste de los frenos y el consumo de combustible son altos, lo que hace que la puesta a punto sea más complicada", señaló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios