Charlene muestra sus nuevas cualidades como princesa

La prometida de Alberto de Mónaco ha regresado a su país natal, Sudáfrica, para participar en una buena causa. De este modo, Charlene Wittstock se tomó un descanso en los preparativos de su boda, que se celebrará en Montecarlo el próximo 1 de julio, para dejar ver su lado más solidario.

La ex nadadora no ha dudado en volver a la competición para ayudar a los más desfavorecidos. Aunque se retiró del deporte activo hace algún tiempo, Charlene se enfundará de nuevo el bañador para recaudar fondos que irán destinados a varias organizaciones benéficas de su país.

Un hecho que representa para ella todo un desafío, tal y como ha declarado durante su visita de ayer a una escuela local en Pietermaritzburg (Sudáfrica). Con pantalón vaquero, suéter azul y un llamativo collar, Charlene se mostró encantada con regresar a su tierra y no perdió la sonrisa en ningún momento. Sin duda, un viaje que le ha devuelto la ilusión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios