Curro y Carmen, muy ilusionados por el homenaje de los Gitanos

  • Taurinos y flamencos se unirán el 1 de marzo en una gala en la que se reconocerá la labor del Faraón de Camas.

El Teatro de la Maestranza de Sevilla, muy cerquita de la plaza de toros donde tantas tardes triunfó, será el escenario en el que Curro Romero recibirá el próximo 1 de marzo el homenaje de la Hermandad de los Gitanos y los Flamencos, que unirá al mundo de los toros y el cante de toda Andalucía. Una gala estaba prevista para el mes de diciembre del 2014, pero el inesperado fallecimiento de la duquesa de Alba un mes antes hizo buscar una nueva fecha y esperar. Este 1 de marzo, martes y a las 21:30, la Hermandad de los Gitanos celebra una Gala benéfica para su acción social (patrocinada por la Fundación Cajasol y colaboran Porcelanosa, Heladerías Amorino e Ilunio seguridad) en la que recibirá un merecido homenaje el gran torero de Camas. Actuarán El Lebrijano, Miguel Poveda, Pansequito, Aurora Vargas, Marina Heredia, Eva Yerbabuena, José de la Tomasa, Paco Cepero, Paco Suárez y Rancapino chico.

En dos días se han vendido todas las localidades (más de 3.500) y es que el torero aún se sorprende de la pasión que despierta: "Sólo puedo dar las gracias a todos por el interés, y a los artistas que van a participar y por supuesto a mi amigo Alberto García Reyes, crítico de flamenco, que está ayudando a la organización".

Será una noche de sorpresas: "Sé quienes actúan pero no me han contado nada de lo que va a pasar, ni quiero saberlo", dice el Faraón de Camas desde su nuevo hogar. A su lado, siempre, Carmen Tello, la mujer que lo ha hecho abandonar su empeño en retirarse de todo lo público. Junto a ella disfruta de salidas y reuniones de amigos, pero dosificadas.

Es una ocasión única para ver en un mismo escenario un cartel de primeras figuras y en el patio de butacas toreros que son compañeros y amigos como Juan Antonio Ruiz Espartaco, o Diego Urdiales al que Curro ha ido a ver torear hasta Logroño. Curro sigue manteniendo relación con todos sus compañeros pero en especial con Miguel Báez Litri y Paco Ojeda con el que suele comer. Con Julio Aparicio padre y Pepe Luis Vázquez también había una buena amistad, él es hombre de amistades largas y duraderas como la que mantuvo con el mismo Camarón: "Lo escuché cantar por primera vez siendo un niño, tendría 8 ó 9 años, luego iba a escucharlo a la Venta Vargas. El quería ser torero, amaba el toreo y yo el flamenco. Son dos artes que comparten el mismo sentimiento, hay mucho respeto en los dos", dice.

El maestro ha vivido muchos momentos únicos en el flamenco, era su forma de relajarse tras una corrida y en momentos puntuales. Comparte su filosofía y los flamencos lo consideran "uno de los suyos". No puede elegir entre un cante, un baile o una guitarra: "Me gusta todo lo que tenga sentimiento, lo que trasmita, lo que tenga verdad".

Su esposa Carmen asegura que aunque catiñea en reuniones familiares "nunca lo haría entre los artistas, Curro es tímido y nunca pide nada. Disfruta con las bulerías, los cantes festeros, fandagos y también el cante más hondo, la Soleá, es un gran entendido porque ha escuchado mucho. Sabe de flamenco, su padre también era buen aficionado"

El 1 de marzo habrá muchas sorpresas. El suelo cubierto de romero y la Banda de la Hermandad de los Gitanos recibirán a los asistentes; los flamencos con Curro y, en el recuerdo, Cayetana de Alba, gran amiga del matrimonio y gran benefactora del templo que hoy tiene la hermandad. Todos acudirán desinteresadamente para colaborar con la acción social de la Hermandad de los Gitanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios