Los que deben despedir a su estilista

Ángela García-Monzón

El mandatario de Corea del Norte, Kim Jong II encabeza esta curiosa clasificación de los líderes peor vestidos (según un punto de vista occidental, claro), elaborada por la revista Time.

"Casi siempre vemos a Kim vestido con trajes color caqui safari poco favorecedores y grandes gafas al estilo (del rapero) Kanye West, aderezado con zapatos de plataforma de cinco pulgadas para elevar la diminuta estatura del Amado Líder", asegura la publicación, que le da el segundo puesto a Vladimir Putin. Su foto con el torso descubierto, con que la primer ministro de Rusia ha sorprendido recientemente al mundo, ha sido más que suficiente para ganarse ese segundo lugar. "En un país donde abunda el alcoholismo y el tiempo de vida se acorta, un líder sano, cordial y a menudo sin camisa es un ejemplo para los rusos de lo importante que es llevar una vida saludable", ironiza la revista, que se pregunta si Putin se depila con cera.

Detrás del mandatario ruso, el fallecido Augusto Pinochet ocupa el tercer puesto. De él, Time asegura que "en consonancia con su anterior carrera de general, usaba normalmente un uniforme de aspecto extremadamente siniestro y pulidas botas militares. Pero también se le conocía por ponerse capas de vez en cuando, que, francamente, eran demasiado, ya que, teniendo en cuenta su ya aterradora reputación, daban al envejecido déspota un parecido al conde Drácula".

Los líderes latinoamericanos se llevan la palma en esta lista. Tras un meritorio cuarto puesto para el libio Muammar Gaddafi y sus capas de leopardo, el presidente de Bolivia, Evo Morales, y más concretamente en sus famosos jerséis (llamados "chompas" y que son un tradicional suéter de alpaca tejido a mano, considerado muy elegante entre los indígenas del país), se hacen un hueco. "Claramente, el líder más izquierdista no es de los líderes que visten como un hombre negocios", dice la publicación, que no deja que el chándal Adidas de Fidel Castro se le escape.

El ex líder cubano, que ocupa el séptimo puesto por detrás del iraní Maahmud Ahmadinejad, se dejó fotografiar después de haber sido intervenido quirúrgicamente en 2006 con esta prenda que se ha convertido en el básico de sus escuetas apariciones en público, dejando atrás su imprescindible uniforme militar.

Muy amigo de Fidel Castro, Hugo Chávez parece haberse empeñado en transmitir su mensaje revolucionario también a través de su indumentaria. "Hay revoluciones de todos los colores: la de los brazaletes verdes en Teherán, la de los manifestantes de naranja en Ucrania y la de un presidente vestido de rojo radiante en Venezuela, que trata de transmitir su mensaje político vistiéndose como un crayón rojo", afirma Time.

Completan la lista de los diez líderes peor vestidos Mao Zedung, al que la Historia recordará por llevar a cabo la Revolución Cultural en China, pero también por sus camisas y sus cuellos, que originarían el "cuello mao"; y el ex emperador de la República Centroafricana Jean-Bédel Bokassa, un admirador de Napoleón en todos los sentidos, pues no hay más que ver la pomposidad de sus chaquetas y el exceso de los dorados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios