Fútbol CD Alcalá 2 - Xerez CD 0

"La ilusión y la curiosidad son las claves de la juventud"

  • La Carmen Conesa Big Band es la nueva aventura de esta inquieta actriz inmersa ahora en una faceta musical que presenta con una versión del clásico 'Soy minero'

Con la serie Chicas de hoy en día, a principios de los 90, ya demostró sus cualidades como cantante puesto que, la cabecera de dicha producción, era un tema al que ella y su compañera de reparto, Diana Peñalver, ponían voz. Desde entonces la hemos podido ver en multitud de obras de teatro, musicales como Chicago, diversos programas de televisión y, últimamente, en la producción de La 1 La señora, donde representa el papel de Alicia Santibáñez. Sin embargo, la actriz nos sorprende ahora con la Carmen Conesa Big Band, "locura" a través de la que pretende demostrar esa faceta como intérprete de jazz que, desde hace casi dos décadas, cultiva en circuitos dedicados a este estilo. Madre de una pequeña de siete años, nuestra protagonista se desvela como una "reina Midas" que, todo lo que toca, lo convierte en oro…

-¿Cuál es su intención con esta propuesta profesional que acaba de presentar?

-Bueno, el proyecto surgió bastante espontáneamente. Había tenido mi cuarteto de jazz y me apetecía la idea de crear una big band. Así que grabamos el tema de Soy minero como termómetro para ir comprobando de qué forma responde el mercado. Más o menos igual que hace Almodóvar cuando avanza sus películas unos meses antes…

-¿Y qué tal? ¿Ha obtenido la respuesta esperada?

-¡Por lo menos están llamando para preguntar el precio! (risas). Hemos preferido adaptarnos a la situación y, en lugar de subir el caché, hacer más gira.

-Pero, aparte de la de Antonio Molina, ¿qué más canciones lleva en el repertorio?

-Pues melodías que representan la cultura española y que están relacionadas también con el cine. Tómbola versionada en bossa nova, Sor Citroen, Bailando de Alaska… Casi todas son éxitos populares. En realidad, más que conciertos o discos, nuestra intención es hacer espectáculos.

-Desde luego, usted no para, ¿verdad? ¿Es el secreto para estar igual que siempre?

-Verás, si no tengo cosas que hacer, me las invento ya sea sola, en cooperativa o como surja. Intentas mantenerte sana y fuerte aunque los años pasan (risas)… Tal vez te sientes un poco más cansada pero, en mi caso, la ilusión la sigo manteniendo. Eso y la curiosidad son las claves de la juventud.

-No quiero fastidiarla pero, en el 2010, serán cincuenta los que le 'caigan' encima…

-¡Uff! Me da pereza eso aunque lo acepto como experiencia que es. Cuando cumplo un año más pienso: "No es posible". Siendo mujer y actriz da como pánico. (…) ¡Medio siglo! ¡Es increíble!

-No se queje que muchos firmarían por llegar igual que usted…

-Es genética, algo bastante natural y heredado de mis padres y, por supuesto, de no parar. Estoy en Barcelona y, de pronto, me bajo a la playa, a patinar… Se trata de mantenerte activa y, en eso, ser la "mamá monitora", ayuda mucho (risas). Me gusta montar a caballo, ir en bicicleta… Mi hija me dice que parezco su hermana y eso me anima bastante (risas).

-¿Qué le comenta ella a propósito de esto de la orquesta?

-Se conoce lo del "minero" de memoria y está encantada. Llevaba un tiempo inmersa en el drama de La señora y me apetecía algo que le diera alegría.

-¿Refleja el alegre estilo que ha elegido la personalidad de Carmen Conesa?

-Supongo que sí. Todos tenemos el ying y el yang, las dos facetas del carácter pero opto por positivizar la vida. En líneas generales, me considero una persona optimista.

-¿Aunque la gran pantalla aparezca como su asignatura pendiente?

-He participado en unos diez títulos pero tampoco me han llamado más. No debo interesarle a la industria y eso es un hecho que hay que asumir. Por eso escribí mi cortometraje, Disertaciones sobre una coliflor, que fue muy premiado y con el que me saqué esa espinita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios