Abejas en primer plano

  • COAG Cádiz reúne en La Barca a los apicultores de la provincia para analizar el Programa Nacional Apícola 2011-2013, las ayudas agroambientales y la resolución del Parlamento Europeo sobre la situación del sector

Cerca de cien apicultores, provenientes de todas las comarcas de la provincia, se dieron cita el pasado fin de semana en un acto organizado por la Coordinadora de organizaciones de Agricultores y Ganaderos -COAG- de Cádiz.

Concretamente, tuvo lugar la celebración de la Jornada Informativa y Asamblea del Sector Apícola de COAG Cádiz en la Sala Principal de la Casa de la Cultura de la Barca de la Florida, donde los apicultores hicieron balance de este sector ganadero de importancia vital desde el punto de vista medioambiental y para el desarrollo de la actividad agraria.

El encuentro contó con la presencia del secretario provincial de COAG, Miguel Pérez, el responsable del sector apícola de COAG Andalucía, Ángel Díaz, y la responsable del sector apícola de COAG Cádiz, Rosario Pérez.

Durante la Asamblea Anual de Apicultura, se pusieron sobre la mesa las principales problemáticas de una ganadería que cuenta en la provincia de Cádiz con 205 explotaciones y 38.697 colmenas, produciendo mieles de excelente calidad y con un valor fundamental desde el punto de vista de la polinización de los cultivos.

Asimismo, se analizaron temas importantes que afectan al sector como el presente y el futuro del Programa Nacional Apícola para el período 2011-2013, las ayudas agroambientales para la apicultura o la resolución del Parlamento Europeo sobre la situación del sector.

El secretario provincial de COAG, Miguel Pérez, destacó los bajos precios en origen que afectan de manera generalizada a todos los sectores agrícolas y ganaderos entre las principales problemáticas de este sector.

Aunque en los últimos dos años el precio de la miel se ha mantenido estable y ha alcanzado un nivel digno -2,25 €/kg-, los productores advierten que la recuperación de las cotizaciones se deben a una coyuntura del mercado internacional y se quejan de que se siguen imponiendo precios por debajo de coste de producción.

Y es que la situación del mercado de la miel es consecuencia del efecto de las importaciones de terceros países y la rentabilidad de este producto. El sector se enfrenta a problemas de comercialización debido a que los productores tienen dependencia del mercado internacional a la hora de fijar el precio de venta, la venta de productos con etiquetas engañosas y la poca información hacia el consumidor de la oferta y bondades de los productos apícolas.

Otro de los temas más comentados durante la jornada, punto número uno y dos del orden del día respectivamente, fueron las ayudas reguladas por el Plan Nacional Apícola y las ayudas agroambientales que se conceden a estos profesionales y que reconocen el importante papel que ejerce la apicultura en el medio natural.

Sobre esta cuestión, el responsable del sector apícola de COAG Andalucía lamentó que el 30 por ciento de los apicultores en Andalucía aún no ha percibido la ayuda agroambiental solicitada el pasado año, debido a incidencias administrativas y falta de presupuesto, por lo que se instó a que se agilice cuanto antes la resolución de estos expedientes.

Europea se preocupa

Respecto a la resolución del Parlamento Europeo sobre la situación del sector, éste ha considerado que, ante la creciente pérdida de la biodiversidad, es urgente atender los graves problemas que atraviesa el sector apícola, ya que la apicultura desempeña un papel estratégico para la sociedad al proporcionar un servicio público de valor ambiental, siendo un valioso ejemplo de "empleo verde" (mejorando y conservando la biodiversidad, el equilibrio ecológico y conservación de la flora), así como un modelo de producción sostenible en el medio rural. Por ello, el PE considera que es importante "ofrecer una remuneración por la prestación de este bien público medioambiental".

Además, el Parlamento Europeo destaca que la agricultura tiene un serio interés en el mantenimiento de las abejas como polinizadoras, teniendo en cuenta que la FAO ha alertado a la comunidad internacional sobre la alarmante reducción en el número de insectos polinizadores, incluyendo las abejas melíferas, máxime cuando "el 84 por ciento de las especies vegetales y el 76 por ciento de la producción de alimentos en Europa dependen de la polinización de las abejas", siendo la importancia económica de la polinización realizada por las abejas melíferas muchísimo mayor que el valor de la miel producida y del resto de los productos apícolas, subrayando la necesidad de mejorar las condiciones sanitarias para la miel mediante la armonización de los controles fronterizos (puntos PIF), especialmente para la miel importada de tercero países.

Grave amenaza

La mortandad de las abejas es un problema creciente en muchas regiones europeas que viene a aumentar el riesgo de que la 'Apis mellífera' se convierta en una especie en peligro de extinción, debido especialmente a la destructiva presencia, cada vez mayor, del ácaro Varroa, que debilita el sistema inmunológico de las abejas causando todo tipo de enfermedades asociadas.

Es el mayor problema de salud que afecta a la población de abejas europeas.

Por otro lado, los apicultores dirigen su preocupación sobre los efectos de los plaguicidas en el desarrollo de las colonias y abejas adultas y han pedido a la Comisión Europea que preste especial atención al seguimiento y estudio de protocolos que permitan una evaluación del riesgo que tenga en cuenta la exposición de las abejas a estas sustancias activas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios