Abertis reconoce por primera vez que no habrá prórroga del peaje

  • El presidente de la concesionaria de la autopista AP-4 dice que conllevaría un efecto social "nada deseable"

La autopista AP-4 La autopista AP-4

La autopista AP-4 / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 1

La empresa concesionaria de la autopista Cádiz-Sevilla (AP-4) ha reconocido por primera vez que tiene muy complicado disfrutar de una prórroga del peaje en esta carretera de alta capacidad, a la que le quedan dos años y nueve meses de pago por parte de los usuarios.

Así al menos piensa Salvador Alemany, presidente de Abertis, compañía a la que pertenece la empresa Aumar que gestiona esta auopista. En Barcelona, y en una rueda de prensa previa a la junta de accionistas del grupo, Alemany reconoció que no prevé que el Gobierno le renueve automáticamente las autopistas de España, entre ellas la AP-4, que actualmente están próximas a cumplir su plazo de concesión una vez que este periodo concluya. "El efecto social de un alargamiento no sería nada deseable, ningún político lo querría afrontar y las concesionarias tampoco estamos por soluciones impopulares", indicó el presidente de Abertis.

Entre los años 2018 y 2021 concluyen los plazos de concesión para los que se adjudicaron las primeras autopistas que se construyeron en España. Se trata de la AP-1 (Burgos-Armiñón), la AP-7 (Tarragona-Alicante), la AP-4 (Sevilla-Cádiz), y la AP-2 (Zaragoza-Mediterráneo). El grupo Itínere es el titular de la primera vía y Abertis, del resto.

Si no hay nueva prórroga del peaje, la autopista que une Sevilla y Cádiz vivirá el 31 de diciembre de 2019 su último día sin ser gratuita. El Gobierno del PP lleva desde la legislatura anterior reiterando que no renovará este peaje, pero hasta el moment la empresa concesionaria siempre había optado por el silencio. La AP-4, inaugurada a principiosde los 70, jamás ha sido gratuita y ha vivido ya tres prórrogas.

Pese a renocer que no cree que vaya a haber prórrogas de peajes, el presidente de Abertis llamó al Gobierno a aprovechar este próximo vencimiento de las vías de pago más maduras y el actual conflicto de las autopistas quebradas para definir su modelo de carreteras de alta capacidad.

Almany señaló lo "complicado" de la situación por el hecho de que el sistema de tarificación de vías de gran capacidad en España no esté armonizado y por la reticencia que tienen al renovar las concesiones de peaje las zona donde ya existen vías de pago.

Según dijo, a ello hay que sumar el hecho de que Bruselas no es proclive a alargar concesiones, sino a licitar de nuevo el contrato de concesión de las vías.

Por todo ello, el presidente de la primera compañía gestora de autopistas de España considera que el Gobierno deberá adoptar una "política más definida" que hasta ahora en materia de concesiones. "Ahora existe una oportunidad de definir un sistema sostenible y equitativo", indicó el presidente de Abertis en relación a apostar por el pago por uso para al menos atender su coste de mantenimiento. "Con la disponibilidad presupuestaria es difícil que las vías de alta capacidad puedan ser gratuitas", apuntó.

Además, subrayó que actualmente España es un "isla" en el marco europeo en materia de autopistas y pago post uso. Según indicó, mientras en Francia e Italia el 80% de las vías de alta capacidad son de pago, este porcentaje se reduce en España al 21%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios