"Ahora que me voy es cuando hay que dar la talla con la cofradía"

-¿Qué balance hace del Domingo de Ramos?

-Muy positivo, el domingo es un día muy entrañable y especialmente este año por mi culminación en el cargo. Los hermanos me brindaron un homenaje. Les pedí que hiciéramos un acto de fe en la calle y respondieron bien. Si al final nos retrasamos 20 ó 30 minutos, eso no tiene importancia. Cambiamos la salida en cuanto a la organización siguiendo otras pautas propuestas por los jóvenes y hay que darles un diez. Ellos cogieron las riendas y lo hicieron perfectamente

-¿Hubo anécdotas ese día?

-En la salida, el momento en que los hijos de Diego Conde hicieron la levanta por su padre fue muy emotivo. También en la recogida, no me lo esperaba y me dieron un homenaje, me pusieron en el centro del atril y me llevaron el paso hasta mi posición sin saberlo, fue también muy emotivo. Por la Carpintería estuvo sensacional y por Tornería, especialmente el palio. Habrá capataces iguales que José Manuel Muñoz pero mejores no los hay.

-¿Su momento?

- La imposición de la insignia de oro y brillantes de la hermandad porque, aunque lo he dicho muchas veces, me reitero en que sin equipo no hubiera hecho absolutamente nada. Es una insignia y un reconocimiento a un equipo.

-Cuando queda poco para decir adiós a su cargo después de 17 años ¿qué siente?

-Ahora es cuando tengo que dar la talla, lo bonito es saber dejar de ser hermano mayor y ayudar al que llegue y estar con mi hermandad, como siempre he estado desde que se fundó. Le diría al próximo hermano mayor: que continúe dialogando con todos porque de lo contrario no va a ningún sitio y, sobre todo, con el gremio del transporte que nos ha ayudado mucho para conseguir todos los logros.

-¿ Qué le ha quedado por hacer?

-Me hubiera gustado haber bordado el manto y terminar de rematar las caídas de palio, en definitiva concluir el palio.

-¿ Qué ha aportado su junta de gobierno a la hermandad en estos últimos cuatro años?

-Mucho y han ido superándose de año en año empezaron dudando y siendo muy jóvenes pero al final el equipo está formado . El 80 por ciento, por no decirte el 90 por ciento de ellos, se pueden aprovechar.

-¿El pasado Domingo de Ramos sonó a despedida?

-No sonó ha despedida porque yo no me voy a ir nunca. No me doy por aludido con los comentarios que hizo el presidente Muñoz Natera. Donde se tienen que hacer esas cosas es en la sede de la Unión de Hermandades. Además fui a verlo y me ha confirmado que conmigo no iba ese comentario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios