Aido asume "con algo de vértigo" el reto de acabar con el machismo

  • La ministra gaditana agradece a Rodríguez Zapatero su "valentía" al crear una cartera de Igualdad · Reconoce en Cádiz que por su juventud tendrá "muchas lupas" siguiendo su gestión en el Gobierno

Comentarios 6

Acabar con el machismo y con la lacra de la violencia de género. Este será el principal de los cometidos que asumirá la gaditana Bibiana Aido al frente del recién creado Ministerio de Igualdad que empezará a dirigir desde hoy mismo, una vez que prometa su cargo ante el Rey. La que se convertirá hoy, a sus 31 años, en la ministra más joven de la democracia, afronta una responsabilidad que está al alcance de muy pocos "con algo de vértigo", como ella misma reconoció ayer en una multitudinaria rueda de prensa celebrada al mediodía en la sede del PSOE en la gaditana plaza de San Antonio.

En esa comparecencia, en la que estuvo arropada por su paisano de Alcalá de los Gazules Luis Pizarro, secretario de Organización del PSOE andaluz, y por su mentor político y secretario provincial del Partido Socialista, Francisco González Cabaña, Bibiana Aido expuso las líneas maestras de lo que será el Ministerio de Igualdad recién creado por el presidente Rodríguez Zapatero. Eso sí, reconoció que esta cartera ministerial carece aún de espacio físico, organigrama y estructura funcional, cuestiones que empezarán a ser planificadas a partir de hoy en una reunión que mantendrá con la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, después de que todos los ministros tomen posesión de sus cargos.

En cuanto a la filosofía de este Ministerio de Igualdad, la que será su primera titular explicó que la prioridad será la lucha contra la violencia de género, aunque también ocupará buena parte de su tiempo el desarrollo de la nueva Ley de Igualdad, con la equiparación salarial entre hombres y mujeres, la paridad en los consejos de administración de las empresas y una mayor creación de empleo para las mujeres y los jóvenes como exponentes principales.

Sobre esta última cuestión, la de la equiparación de sexos, aseveró que "no se puede tolerar que el hecho de nacer hombre o mujer determine el destino de las personas", añadiendo que en esta labor "me dejaré la piel".

Cuestionada sobre las competencias de su Ministerio para combatir la violencia de género, labor que hoy asumen la Policía y los tribunales de Justicia, Aido precisó que su tarea se centrará en "poner en marcha los mecanismos necesarios para acabar con esta lacra", a través de una relación de "transversalidad" con otros ministerios y con una "coordinación permanente" con las comunidades autónomas. "No se puede permitir que cada semana muera una mujer por la violencia machista y hay que luchar para que todo el peso de la ley caiga contra los que le levanten la mano a una mujer", afirmó en tono enérgico. Y añadió que para afrontar este reto con ciertas garantías se precisa "una mayor concienciación social".

Bibiana Aido tuvo un recuerdo sentido para los socialistas Alfonso Perales y Eduardo Pérez Avivar, desaparecidos no hace mucho tiempo, y palabras de agradecimiento para sus compañeros de partido y de la Consejería de Cultura, en la que ha estado involucrada durante cinco años. Una mención especial tuvo para el presidente Zapatero, a quien mostró su "gratitud sin límites" por su "apuesta valiente, firme y decidida por inculcar la igualdad de derechos en un país que estamos construyendo entre todos". Y apostilló que "no hay nada más digno que trabajar por la igualdad, que es uno de los valores más nobles de la democracia".

El hecho de convertirse a partir de hoy en la primera ministra del Gobierno español nacida en democracia -vino a este mundo en 1977- supone para Bibiana Aido algo "muy bonito y emocionante", que asume "con un poco de vértigo", algo que cree que es igualmente "necesario". También reconoció que, debido precisamente a su juventud, tendrá "muchas lupas" mirando su gestión en el equipo que dirigirá Zapatero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios