Amenazan con una huelga de hambre para recuperar a su hija

  • Protección de Menores declara situación de desamparo de la menor al nacer

Jorge Guillén y María Ángeles Alba, ayer, durante la entrevista. Jorge Guillén y María Ángeles Alba, ayer, durante la entrevista.

Jorge Guillén y María Ángeles Alba, ayer, durante la entrevista. / miguel ángel gonzález

María Ángeles Alba y Jorge Guillén amenazan con una huelga de hambre a partir del 2 de abril por lo que dicen ser "irregularidades" en la retirada de su hija. La menor nació en septiembre en el hospital de Jerez quedando inmediatamente bajo la custodia de la Administración por una denuncia de Guillén poco antes del nacimiento, "un acto por el que me arrepentiré el resto de mi vida", dice el padre. Antes de relatar la denuncia de ambos -que actualmente son pareja y conviven en Jerez. Él es natural de Valencia-, cabe decir que desde la Junta de Andalucía informaron a este periódico que al bebé se le ha declarado en situación de desamparo y la decisión "está basada en informes técnicos", no pudiendo dar más detalle por confidencialidad y protección de la menor.

"La niña no dio positivo al nacer, yo sí di positivo en hachís, pero fue sólo una calá. Así que cuando me dan el alta pido que me den a mi hija y me dicen que la niña está retenida y me dan un papel para que me presente al día siguiente en Menores. El padre, hoy mi pareja, me denunció por consumo pero nos hemos arreglado, se han quitado las denuncias del juzgado y apostamos por recuperar a nuestra niña", declara María Ángeles. La menor se encuentra desde su nacimiento bajo el acogimiento provisional de una hermana de Alba: "Cuando hemos vuelto a estar juntos lo comunicamos a Menores y ahora nos dicen que el problema no eran las denuncias, sino que ahora la niña lleva seis meses con mi hermana y ya tiene un arraigo familiar".

Han puesto el caso en manos de un abogado para presentar un recurso de regularización

"Tuvimos una época complicada, pero nos hemos dado cuenta de que hicimos el tonto. Cometimos un error, así lo he trasladado a Menores, pero no es para que nos retiren a la niña. A nosotros no nos pueden arrancar de nuestros brazos a una niña de esta manera. Si fuéramos yonquis, si no fuéramos trabajadores, si estuviéramos en la calle... Pero no. Somos una pareja normal que en su momento tuvimos un problema y reconocido está, y subsanado está porque entendemos que lo principal es la niña. Nos seguimos queriendo", remarca Jorge, quien denuncia que desde el 12 de septiembre no ve a la menor.

Ese día el equipo de Menores del Servicio de Protección de Menores de la delegación territorial informó a los padres de la niña que "tras el nacimiento de la menor se valoró por parte de las entidades competentes las dificultades de María Ángeles para poder cubrir las necesidades básicas de su hija: historia de desprotección de ella y su hermana, relaciones de parejas disfuncionales, dos hijos anteriores a los que no pudo cuidar debido a sus dificultades económicas, relación de dependencia y disfuncional con el padre de la menor e inestabilidad emocional". Sin embargo, la jerezana señala que "en la primera reunión en Menores me dicen que van a apostar para que me lleve a la niña, que me tengo que poner bien psicológicamente, pero claro, a mí me quitaron la niña y yo iba como una zombie. Me dijeron que me ayudarían y que dejara de llorar. Me dijeron que tenía que hacerme las pruebas en el CPD (Centros Provinciales de Drogodependencias) -Alba ha solicitado que le hagan la prueba capilar de tóxicos para reforzar su posición- y salgo limpia. Y van pasando los días y me derivan a un equipo de familia en Jerez que se dedica a preguntarme por mi infancia... He estado seis meses sin progresar". María Ángeles añade que "se niegan a valorarnos y la niña ya lleva seis meses con la familia canguro porque dicen que eso es una estabilidad para ella. Si voy llorando me dicen que ese estado es malo, si voy pidiendo a mi hija me dicen que ese estado es agresivo. ¿Qué es lo que hago?".

El pasado mes de diciembre solicitó "ayuda" al Defensor del Pueblo, recibiendo como respuesta de este organismo que aún no han recibido la documentación solicitada a la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales. "Ni soy yonqui, ni vivo en la calle. Tengo mi casa y pago mi hipoteca todos los meses y aún no he podido dar un paseo a mi niña. Tampoco la puedo registrar, porque me dicen que necesito un papel amarillo que dan en el hospital. Voy al hospital y me dicen que ese papel lo tiene Menores y a día de hoy esa niña no está registrada. Yo no tengo nada que diga que he dado luz a ese bebé", denuncia Alba.

La pareja ha puesto el caso en manos de un abogado que ha presentado un recurso de regularización de la menor. "No es una denuncia porque tardaría mucho más el proceso y cuanto más tiempo pase, nos va a costar recuperarla", informan los padres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios