Artesanía para un vino exclusivo

  • La Bodega González Byass cuenta con el artista jerezano Manuel de Mané para el diseño y realización del posabotellas artesanal de madera de barrica que acompañará su selecta selección de finos palma

Con 18 años, el artesano Manuel de Mané, como buen emprendedor, recorrió casi un kilómetro cargando al hombro los 30 kilos aproximadamente que pesaba su primera mesa, elaborada con la madera de una barrica de vino, para vendérsela al dueño de un bar de copas de la ciudad. Fue su primera venta y el comienzo de su negocio. Veinte años después, con un establecimiento propio en el Zoco de Artesanía de Jerez, la bodega González Byass ha contado con él para el diseño y la elaboración de un posabotellas exclusivo y artesanal con el que presentarán una selección limitada de finos palmas, tipología antigua de vinos de Jerez, ahora en desuso, que hace referencia a vinos de larga elaboración.

La bodega ha querido contar con un artesano que elabora casi todas sus piezas reutilizando la madera de roble de las duelas de las barricas. Mesas con nevera incorporada, sillas y caballetes para pintar, entre otros productos. Todo sin desvirtuar las formas ya elaboradas de los materiales, para que en todo momento hagan referencia a su origen como contenedor de vinos de Jerez.

De Mané, artesano autodidacta, se sintió seducido por las formas de las duelas desde que comenzó como aprendiz en un taller de carpintería en el que, explica, "utilizaban los materiales de los barriles para cortarlos y apilarlos uno detrás de otro y conseguir un tablero de roble, pero yo pensé que sería una buena idea aprovechar la curva sugerente de las duelas para crear elementos nuevos".

Y no solo la curva, de Mané se enorgullece de que sus muebles y artesanías transmitan la vida de la madera de la que están construidos. "Los materiales que utilizo no son maderas recién cortadas del árbol, son un trozo de roble ya curtido a través de los años que ha protegido el vino y se ha nutrido con sus propiedades". Algo que ha querido reflejar en la elaboración de los posabotellas de González Byass. "Al principio me asusté y pensé que no iba a estar a la altura. Me fui por la noche al taller, cuando trabajo mejor, me tomé dos copas de vino y empecé a darle vueltas a la idea".

A medida que progresaba técnicamente y mejoraban su diseños, de Mané también ha ido aprendiendo y desarrollando su conocimiento sobre el vino. Aunque, aclara, en su obra se plasma la cultura de su entorno: Jerez y su familia. "El vino es algo que todos los jerezanos conocemos, desde que de chicos nos dejaban mojarnos los labios o nos íbamos a la huerta a robar uvas".

De su familia afirma haber absorbido la creatividad de su madre, quien "se hacía vestidos diferentes de un día para otro", explica, "y su fuerza y entusiasmo para sacar a sus hijos adelante, siendo madre soltera sin muchos recursos", algo que parece haberle influido en la manera de enfocar su negocio basada en el esfuerzo.

"La crisis afecta, pero no lo suficiente como para impedirnos mejorar", asegura. "El problema es que nos meten la palabra crisis desde por la mañana y nos acostamos pensando en la crisis". Para de Mané, el problema reside en "encontrar tu vocación y trabajar con ganas para desarrollarla, porque si no te conviertes en una persona frustrada que no cree en lo que hace y eso se trasmite a tu vida". Y algo de eso debe saber cuando dejó su trabajo fijo en el mundo de la hostelería para dedicarse a tiempo completo a la artesanía, "porque ya me estaba empezando a afectar personalmente", añade.

La estrategia para enfocar el futuro de su negocio en estos momentos de depresión económica, es "dar pasos pequeños pero firmes, como esta oportunidad de trabajar para González Byass", comenta. No obstante, el artesano de etnia gitana asegura estar "haciéndose un nombre en la provincia y en Andalucía a base de esfuerzo y de ser promotor, vendedor y relaciones públicas de mi negocio. "Ahora mismo hay piezas mías en Zahara, Vejer, Medina y en otros rincones de Huelva y Andalucía", dijo. Como en Granada, donde sus piezas decoran una de las cuevas del Valle del Salado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios