Borrero se perfila como el autor de la corona de la Virgen del Valle

  • Para final de mes se podría convocar un cabildo al que se llevarán hasta tres proyectos siendo el del orfebre sevillano el que más preferencias tiene. La corona podría estar concluida en el mes de junio

El principal símbolo de la coronación canónica de la Virgen del Valle, la corona que se le impondrá el primero de noviembre de 2008, cuenta con tres bocetos diferentes aunque el que ha presentado el sevillano Juan Borrero se perfila con ventajas suficientes como para ser el elegido, aunque la decisión final se someterá a los hermanos mediante un cabildo que se convocará posiblemente a finales de mes. El objetivo es que esta extraordinaria pieza de orfebrería esté en manos de la hermandad para el mes de junio con el objetivo de exponerla públicamente. El concepto estético y la originalidad desarrolladas en el proyecto de Borrero podrían ser determinantes para que finalmente resulte seleccionado. La idea es crear una corona ajustada a la proporción de la imagen, es decir, ni demasiado grande ni pequeña. Las líneas del dibujo presentan un canasto con forma, rodeado de ráfagas y con el detalle de contener un ostensorio que llevaría parte del sudario antiguo del Cristo de la Expiración, el que se le quitó tras la última restauración. La presencia de elementos identificativos con el Cristo y la propia cofradía era una de las exigencias que se fijó desde la junta de gobierno. Otros detalles de la corona, que pesará entre 3 y 4 kilogramos de oro, son que llevará seis ángeles, no incluye esmaltes y tampoco piedras preciosas. En pocas palabras, un dibujo original que se define la exclusividad de la pieza, un concepto que ha venido buscando la cofradía.

Precisamente uno de los caballos de batalla de este proyecto es cómo financiar el coste. El hermano mayor, Antonio Yesa, es explícito al afirmar que "en el presupuesto de la hermandad no existe partida alguna para la corona. En pocas palabras, este trabajo no costará un duro a la cofradía", por lo que se está trazando una serie de actividades como cenas en las que participarán conocidos artistas locales y sorteos que se convertirán en las principales fuentes de financiación, además de las aportaciones y donativos en oro. En la actualidad la hermandad guarda cerca de un kilogramo de este metal precioso, una cantidad que una vez fundida y convertida a 22 quilates, que es la calidad con la que trabajarán los orfebres, se reduce sensiblemente. Por lo demás, en breve podría hacerse público el programa completo de actos, el cual ocupará prácticamente todos los fines de semana hasta la fecha de la coronación. Entre tanto también se trabaja en la obra a ejecutar en la parroquia de San Rafael y en otros frentes como la restauración del manto isabelino con el que procesionó la Virgen, un trabajo que está pendiente de financiación. Lo que sí es seguro es que se restaurará el actual techo de palio y los varales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios