La CGT niega estar detrás de las pintadas contra Pilar Sánchez

  • La central estudia iniciar acciones legales para defender la inocencia de sus militantes y exige al gobierno local que no desvíe la atención del conflicto de los 21 despedidos

La CGT se desmarcó ayer, a través de un comunicado de prensa, del anuncio emitido el pasado fin de semana por el Ayuntamiento en el que se aseguraba que cuatro personas afiliadas al sindicato habían sido denunciadas por la Policía Local tras haber sido sorprendidas en plena vía pública realizando pintadas atentatorias contra "la alcaldesa,el PSOE y terceras personas". En este sentido, la secretaría de comunicación de la central negó que "en ningún momento, estos compañeros fueron sorprendidos realizando ningún tipo de pintadas" y aseguró que "es un atentado contra el honor de las personas y la vulneración del principio de inocencia la publicación de nombres de compañeros presuntamente denunciados". Por ello, la CGT, según el comunicado, "se reserva el derecho a emprender cuantas acciones judiciales sean necesarias para defender el honor y la inocencia de sus militantes y los trabajadores en general, que es nuestra obligación y no otra".

La alcaldesa, Pilar Sánchez, que llegó a tildar de "prácticas mafiosas, gamberrismo y vandalismo" las actuaciones de los dirigentes de CGT, en relación con el caso de las pintadas, "atenta contra el honor de las personas al imputarle un delito del cual no existe una sentencia condenatoria que ratifique tal conducta". A este respecto, prosiguieron, "esta organización y todos los jerezanos saben que la señora alcaldesa es la única de los regidores que han pasado por esta ciudad a la que los tribunales le han admitido a trámite una denuncia por presunto delito de prevaricación por contratación irregular, y a este sindicato no se le ha ocurrido en ningún momento decir que esté prevaricando, eso lo dictaminarán los tribunales en su momento".

En cualquier caso, apostillaron, "entendemos que un Estado democrático y de derecho como el nuestro, todas las personas son inocentes mientras no se demuestre lo contrario y es una práctica ruin y de poco talante democrático encender el ventilador salpicando a todos, cuando ella misma (por la alcaldesa) puede estar salpicada por tales acusaciones".

Por último, desde la CGT se reclamó al gobierno municipal que "no desvíe la atención de lo que es realmente el problema de todo este asunto: los despidos de 21 personas que se han quedado sin su puesto de trabajo, una conducta de la que, si no se busca una salida negociada, serán los tribunales quienes decidan si se ajusta a derecho o no".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios