La venta de CTSA puede alejar a Cojetusa de Jerez

  • La concesionaria guarda silencio aunque el comité ya anuncia intermitencia al cobrar las nóminas

No es que Cojetusa, la concesionaria del transporte urbano, tenga las horas contadas en Jerez, pero sí es cierto que su futuro está en el aire después de que en noviembre pasado FCC-Veolia, de capital hispano-francés, se desprendiese de Corporación Española de Transportes (CTSA), su filial dedicada al servicio de autobuses urbanos e interurbanos y en la que estaba integrada la firma que presta servicio en la ciudad. Esta importante operación de compra-venta de activos rubricada con el grupo británico Doughty Hanson se cerró por unos 90 millones de euros, aunque en el trato no se incluyó la jerezana Cojetusa debido, según distintas fuentes consultadas por este medio, a la deuda de unos diez millones de euros que arrastra con ella el Ayuntamiento de Jerez. De este modo, se trata de la única división por carretera de las alrededor de ocho que explotaba CTSA que permanece en poder de FCC-Veolia y que se ha quedado al margen de la operación internacional, aunque las mismas fuentes anteriormente citadas han recalcado que la pretensión del grupo controlado por Esther Koplowitz es darle salida cuanto antes, de ahí que cobre fuerza la idea de que Cojetusa pudiera abandonar más temprano que tarde la concesión que mantiene en Jerez.

Este medio contactó ayer mismo con fuentes de FCC que, aunque no negaron ni afirmaron la posible marcha de la empresa, sí descartaron que el motivo de que Cojetusa permaneciese ajena al trato con el grupo británico radicase en las cantidades que el Consistorio jerezano les adeuda. En este sentido, el delegado de Movilidad y Seguridad, Juan Manuel García Bermúdez, uno de los supervisores del plan para refinanciar la deuda municipal a largo plazo y que ha experimentado en primera persona la liquidación de unos diez millones de los 23 que a octubre de 2006 se adeudaban a la concesionaria, negó ayer que Cojetusa esté pensando en marcharse de la ciudad, aunque sí sostuvo que en los últimos tiempos han aumentado los contactos por parte de la sociedad para cobrar las cantidades impagadas. Asimismo, fuentes del comité de empresa han asegurado que en los últimos meses han tenido más dificultades para cobrar y se ha reproducido cierta intermitencia en los pagos y anticipos pactados. Indicios todos ellos que hacen pensar en una ruptura anticipada de la concesión adjudicada a Cojetusa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios