Campaña para reclamar la custodia de su hijo

  • Un padre se concentra para exigir que la Junta le devuelva a su descendiente

Un padre de familia de 35 años, Juan T., se concentró ayer ante el Ayuntamiento para reclamar la custodia de un hijo suyo de corta edad que le retiró la Junta de Andalucía. El día anterior lo hizo ante la sede de Bienestar Social en la plaza de La Merced. El afectado asegura que la decisión oficial se tomó a raíz de un caso, que los tribunales han resuelto favorablemente a él, pues fue absuelto de los dos posibles delitos de los que era acusado: "Maltrato de obra a mujer ligada al autor por relación análoga a la conyugal" y otro de amenazas leves, como ya publicó este medio el pasado miércoles. Un atestado policial señalaba que Juan Toro había tirado a su hijo de corta edad al suelo tras una discusión con su compañera sentimental, Rosario Barrera, con la que sigue conviviendo y con la que tiene otro hijo. La mujer estuvo en la cárcel por otra causa. El caso ocurrió en junio de 2005, pero la sentencia manifiesta que no hay nada probado. El sujeto ha emprendido acciones contra dos policías locales a los que acusa de una posible denuncia falsa.

"Nosotros desde hace 2 años y medio mantenemos que la retirada de nuestro hijo es por pedir ayuda y más por manifestarnos, ya que, para los Servicios Sociales, la manera que tenían de quitarse el problema (ambos habían reclamado una vivienda) era mandar la retirada de nuestro pequeño, achacando que todo era por la denuncia de la Policía Local. Yo siempre he mantenido que si los hechos fueran verdad, que no lo eran, como lo demuestra la sentencia, no tendrían que haberle retirado a una mujer maltratada su niño", manifestó ayer mientras se concentraba ante la puerta principal del Ayuntamiento.

Juan T. agregó que en mayo de 2005 "nos encontramos" en la calle con "nuestro hijo de 15 meses porque no teníamos vivienda donde estar, y recurrimos a los servicios de Bienestar y Asuntos Sociales del Ayuntamiento". Y agrega que "el Consistorio nos alojó en el albergue municipal, contando con viviendas vacías, pero nos decían que no nos la podían conceder. Entonces optamos por manifestarnos con pancartas en las puertas de dicho servicio. El albergue no era el apropiado para nuestro hijo de tan corta edad, porque es un lugar lleno de infecciones. Dan acogida a gente de la calle como vagabundo, drogodependientes... Y no podíamos tener ni yogur ni alimentos para nuestro bebé, ya que la nevera era común y nos quitaban los alimentos en unas fechas como el verano del 2005".

La familia, además de estas acciones en la calle, mantiene un pleito contra la Junta de Andalucía. El caso está todavía 'sub iudice', como reconoció el propio afectado días antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios