Caso abierto en la grave agresión a un policía

  • El agente antidisturbio que quedó herido en la Feria pide un nuevo aplazamiento al juzgado ya que no se ha recuperado

El agente antidisturbio Miguel Ángel Muñoz, que resultó herido en la pasada Feria, ha pedido un nuevo aplazamiento al juzgado de Instrucción número 4, que investiga el caso, al no encontrarse todavía recuperado de las graves lesiones que sufrió en un ojo que, inclusive, como él mismo manifestó y la organización sindical a la que está afiliado, la UFP, pueden dejarlo fuera de la Policía.

El agente tenía previsto acudir el próximo día 5 de febrero al citado órgano judicial para que un médico forense lo examinara. Sin embargo, explicó su compañero de sindicato, Antonio Jurado, Muñoz ha pedido una nueva prórroga ya que no ha podido completar el tratamiento que le ha puesto un experto en Oftalmología. No hay fecha para una nueva comparencia. El caso sigue abierto por varias vías, todas ellas vinculadas a la recuperación de la salud del funcionario, ya que su sindicato quiere demandar al Ayuntamiento de Jerez por considerarlo responsable civil subsidiario en el caso, porque la UFP entiende que las casetas deberían haber estado ya cerrada cuando Muñoz y otros agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) acudieron a disolver una trifulca. Pero esta vía está en 'stand by' mientras que el forense no pueda precisar qué grado de incapacidad tiene el policía, ya que los asesores jurídicos del sindicato quieren solicitar una indemnización por la vía civil en función de las secuelas que le resten de por vida a este hombre.

Además, el agente tendrá que pasar el tribunal médico de la Policía que debe dictaminar si es apto para el servicio aunque él mismo, como señaló en el homenaje que se le rindió en Jerez el pasado lunes, y la UFP no se muestran muy optimistas ante la grave pérdida de visión. "Es toda una lástima", apuntó Jurado, porque "Muñoz es un profesional íntegro y vocacional cien por cien". Por otro lado, está la vía penal abierta pues también está la agresión en sí pendiente de juicio. La Policía detuvo al presunto agresor de su compañero que resultó herido en el ojo por una lasca de vidrio tras hacerse añicos en el suelo una botella que lanzó, supuestamente, el encartado en la causa. Su familia ha negado que fuera él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios