Castigo por amenazar al director de un instituto

  • Un menor, que además causó lesiones a un policía, deberá cumplir nueve meses de internamiento por estos hechos

Comentarios 6

Nueve meses de internamiento en régimen semiabierto es el castigo que se ha impuesto a un menor jerezano que amenazó al director del instituto Caballero Bonald, centro del que había sido alumno, así como por causar lesiones a un miembro de la Policía Nacional al tratar de resistirse para que lo detuvieran. El menor ha sido sancionado por una falta de amenazas a funcionario público (el profesor); un delito de resistencia a agente de la autoridad, en concreto un policía y una falta de lesiones al mismo, al que además tendrá que indemnizar a ese agente con 450 euros.

Los hechos sucedieron en el mes de septiembre del año pasado, en concreto el día 6, y la sentencia ha sido dictada por el Juzgado de Menores de la ciudad, que tiene por titular al magistrado José Miguel Martínez González del Campo, en esta misma semana. Inicialmente los hechos por los que el menor se sentó en el banquillo eran muy diferentes, y la pena que se solicitaba para él era bastante superior, ya que llegaba a los dos años de internamiento en régimen semiabierto. Sí se mantiene en la medida impuesta que el menor sancionado debe estar bajo tratamiento terapéutico de su adicción al consumo de drogas tóxicas, a lo que habrá que sumar un año en situación de libertad vigilada.

El juez considera probado que el menor se personó el 6 de septiembre en la puerta del IES Caballero Bonald, del que había sido alumno, para pedir explicaciones a su director, Carlos Suárez, al que culpaba de todos los problemas que tenía en su vida. Cuando lo vio, lo amenazó en repetidas ocasiones diciéndole que le había arruinado la vida o que lo iba a matar a él y su familia. Un policía que iba a matricular a su hijo al oír que el menor estaba insultando y amenazando al director del centro, que presentaba una fuerte crisis de ansiedad, se acercó y se identificó al menor como policía. Los dos accedieron al interior del centro los dos. El menor seguía insultando y amenazando a Suárez, mientras que ya dentro del centro, se abalanzó hacia el policía pese a que éste trataba de calmarlo. Finalmente se produjo un fuerte forcejeo entre ambos, hasta que el agente logró reducirlo. En ese forcejeo el agente sufrió policontusiones y por las que será indemnizado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios