Cincuenta años de carta de hermandad entre Yedra y Buena Muerte

  • Mañana se inicia la celebración de esta efemérides con un acto en Sala Compañía y finaliza el domingo en La Merced

Las hermandades de la Yedra y la Buena Muerte celebrarán este fin de semana los actos que conmemorarán los 50 años del hermanamiento entre ambas corporaciones. Con tal motivo y respondiendo a los criterios marcados por una comisión de trabajo integrada por cofrades de ambas corporaciones, la primera cita será mañana viernes a las nueve de la noche en Sala Compañía con un acto conmemorativo que incluye una exaltación dirigida por Andrés Cañadas Salguero en la que intervendrán varios cofrades y pregoneros: Francisco Castell, Enrique Víctor de Mora y José Antonio González de la Peña, además de ilustrarse musicalmente con un piano y guitarra en directo y las ineludibles saetas que identifican a la hermandad de Santiago. Todo estará apoyado en un montaje audiovisual.

El domingo habrá una función solemne en la que se refrendará el hermanamiento entre las corporaciones. Será en la basílica de la Merced a las 11,30 horas. Todo terminará con un almuerzo de convivencia que se desarrollará en la Plaza del Cubo y al que las hermandades implicadas invitan a participar a sus hermanos. La historia del hermanamiento entre ambas cofradías se remonta al año 1958 cuando se produjo la primera salida de los nazarenos de negro de la cofradía de la Madrugada que ocuparon una presidencia en el cortejo de loa Yedra. Hoy en día se mantiene la presencia de hermanos en ambos cortejos con un nazareno de cada cofradías en una presidencia. Dada la efemérides, este año se volverá a repetir la presencia de una presidencia completa, tal y como ocurrió en origen. Posteriormente, el hermanamiento tuvo otros signos externos como el saludo que se produce en la calle en plena Madrugada en el encuentro entre las dos hermandades cuando coinciden en sus recorridos, tal y como se refleja en la imagen que acompaña esta información, fotografía del año 2006 en el instante en el que el misterio de La Sentencia sale de la Catedral para subir hacia Manuel María González y el palio del Dulce Nombre se dispone a bajar por el reducto catedralicio. Incluso el buen entendimiento existente entre las dos corporaciones ya se concretó aún más en la venia que concedió la hermandad de La Plazuela a la de la Buena Muerte para que esta pasara por delante en el orden de entrada en la Carrera Oficial en la Madrugada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios