patrimonio municipal

Colores generosos para la vieja vigía

  • La propuesta arquitectónica de Tomás Osborne Ruiz y José Carlos Oliva Garrido se erige como ganadora de la votación popular para remodelar la Torre Tío Pepe del circuito

Colores generosos para la vieja vigía Colores generosos para la vieja vigía

Colores generosos para la vieja vigía

La propuesta arquitectónica Xerez-Jerez-Sherry, elaborada por Tomás Osborne Ruiz y Carlos Oliva Garrido, ha sido la ganadora de la votación popular para elegir la futura imagen de la Torre Tío Pepe del circuito de velocidad en el concurso organizado por González-Byass y Cirjesa. Su planteamiento, que se basa en la instalación de una estructura envolvente con paneles de vidrio con los colores de los vinos de Jerez, obtuvo el 44,5% de los 4.998 votos emitidos a través de la web habilitada; mientras, las otras dos propuestas, 'Al compás de Jerez' del arquitecto jerezano Sergio Lucena, y 'Envuelta para el regalo', del también arquitecto jerezano Antonio Carrera, obtuvieron 1.925 y 837 votos, respectivamente.

Según explicaron los autores, su proyecto va encaminado a darle una imagen "más renovada y contemporánea" a un símbolo con destacados elementos modernos. Su característica fundamental es que cuenta con un revestimiento exterior con placas de vidrio de cuatro colores que rememoran las tonalidades del vino fino, oloroso, pedro ximénez y amontillado. Mientras, en su interior, se respeta la estructura de las seis plantas, aunque con el exorno exterior se les da el efecto de redirigirlas a cada una de las curvas del trazado para que refuerce su papel de mirador privilegiado. El objetivo no es otro que la torre "hable de la historia del vino y del deporte en Jerez" pues no hay que olvidar que esta es un "faro" que fue erigido "para ver y ser visto", con una "elevada vocación icónica y publicista", sin olvidar que ya se ha convertido en "memoria histórica" del trazado. Estos paneles permiten, además, que se puedan utilizar como un gran espacio publicitario.

Tras conocerse el resultado de la votación, Tomás Osborne señaló: "Lo primero que estudiamos es el valor original de la torre. Vimos que tiene ciertos valores del movimiento moderno, como es la plataforma a través de bandas, el edificio de hormigón, un fuste muy alto y ventanas apaisadas. Entonces quisimos mantener ciertos valores del movimiento moderno pero traerlos al presente, para que pudiese competir con torres como la del circuito de Abu Dhabi".

La propuesta ganadora de la votación popular, además de la dirección del proyecto, se llevará un premio de 10.000 euros. El segundo obtendrá 3.000 euros y el tercero, 1.000. Se prevé que la actuación esté lista para el Gran Premio de Motociclismo del año próximo pues el plazo de ejecución rondará los tres meses. No obstante, los arquitectos tienen dos meses para presentar el proyecto de obras definitivo; tras esto, Cirjesa licitará la intervención. El presupuesto de esta actuación es de 325.000 euros, la cuantía que se puso como máximo en el concurso.

"Es un orgullo haber sido elegidos, cualquier arquitecto querría ser el diseñador de la Torre del circuito de Jerez, el más importante del mundo en el motociclismo", incidió Tomás Osborne. Acto seguido, su compañero Carlos Oliva enfatizó: "Estamos muy contentos e ilusionados porque para nuestra oficina supone un reto muy importante. Pensamos que va ser un proyecto con bastante visibilidad en el exterior".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios