Comercios de La Barca, en alerta tras los hurtos de un grupo de rumanos

  • Los hechos se produjeron el fin de semana y los autores rondan otras localidades

Los comercios de La Barca de la Florida están en alerta después de que el pasado fin de semana un grupo de entre ocho y diez personas de nacionalidad rumana protagonizaran varios hurtos en la pedanía. Según parece, este grupo, hombres y mujeres, está rondando diversas localidades de la provincia ya que en los últimos días se les ha podido ver en Arcos.

Según relatan los comerciantes y hosteleros consultados, su modo de operar es el de entrar todos a la vez en el local en cuestión cuando hay pocos o ningún cliente. Es entonces cuando uno o varios entretienen al dependiente, momento que aprovechan para hurtar lo que puedan. Eso sí, siempre suelen comprar algo, casi siempre de poca cuantía, para intentar disimular sus actos.

En concreto, fueron las jornadas del viernes y el sábado cuando estas personas estuvieron en La Barca. En la primera tienda en la que actuaron fue en un bazar. En aquel momento se encontraba atendiendo Eva, una de las dos propietarias del negocio, que indica que "entraron todos a la vez, eran ocho, entre hombres y mujeres. Se recorrieron toda la tienda y el almacén, que lo tenemos abierto por costumbre, porque aquí nos conocemos todos y no vemos la necesidad de tenerlo cerrado".

El grupo estuvo un cuarto de hora en la tienda, según indica Eva, que afirma que "no pude controlar lo que hacían porque no me quería separar de la caja registradora, pero había dos que me entretenían preguntándome tonterías".

Toñi, tía de Eva y la otra propietaria del negocio, señala que en verano les pasó lo mismo con otro grupo de rumanos que no sabe precisar si son los mismos del pasado viernes, aunque su modo de operar fue prácticamente idéntico. "Lo que más nos escama es que entraran en el almacén, porque creemos que miraban la manera de poder entrar por aquí a otra hora".

Eva indica que, después de 15 minutos, "sólo compraron unas pilas", aunque después pudo comprobar cómo faltaban diversos artículos, sobre todo de tipo cosmético.

De allí, el grupo acudió a un supermercado, a una panadería y a un hotel, actuando de la misma manera, entrando en grupo, desperdigándose por el lugar y entreteniendo a los propietarios, si bien en estos negocios ya estaban sobre aviso y pudieron controlar sus movimientos, aunque coinciden en indicar que de no haber estado al tanto "se habrían llevado lo que les hubiera dado la gana".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios