Comité y empresa de Las Calandrias buscarán hoy una salida al conflicto

  • Mientras la huelga a las puertas de la planta de reciclaje cumple día y medio, desde el gobierno local insisten en que no tienen "papel activo" en un problema laboral

La huelga de Las Calandrias cumple día y medio sin que las partes implicadas, representantes de los empleados y la empresa concesionaria -la UTE Sufi-Verinsur-, hayan acercado posturas en el conflicto por la negociación del nuevo convenio colectivo para los más de ochenta trabajadores que integran la plantilla de la planta de reciclaje y compostaje. Ayer se vivió una jornada bronca a la entrada del complejo de la carretera Bolaños y los empleados mantuvieron un retén que bloqueó, desde la medianoche del pasado domingo, la entrada de camiones de basura procedentes de Jerez, El Puerto, Arcos, Rota y la Mancomunidad de municipios de la Bahía. Este hecho, explicó Miguel Ángel Montes, presidente del comité de empresa, supone que la entrada de residuos sólidos urbanos procedentes, sin ir más lejos, de la ciudad "haya ido a parar a la espalda de la planta de Las Calandrias, como si fueran escombros y sin reciclar absolutamente nada".

Pese a todo lo anterior, para la jornada de hoy está previsto un nuevo encuentro entre la dirección de la UTE que gestiona Las Calandrias y el comité en el Sercla (Servicio Extrajudicial para la Resolución de Conflictos Laborales de la Junta de Andalucía) de cara a buscar una solución al conflicto y suspender las medidas de presión que están llevando a cabo los trabajadores. Ayer mismo, confirmaron las mismas fuentes del comité, la empresa "nos ha presentado una contraoferta que estamos estudiando y que ya hemos presentado a la plantilla". De no alcanzarse un acuerdo, los trabajadores suspenderán las movilizaciones a las doce de la noche de mañana y las reanudarán en la medianoche del Domingo de Resurrección. A partir de ahí, mantendrán cinco días de bloqueo a la planta y decidirán si amplían las protestas de forma indefinida.

Como se recordará, los dos puntos de fricción entre comité y empresa a la hora de sacar adelante el nuevo convenio hace referencia al salario base y a la jornada laboral. En este sentido, el comité reclama que en el primer caso se incremente de "unos 550 euros a 800" y, en el segundo, "pedimos 35 horas de trabajo semanales como todos los trabajadores del resto de concesionarias que sirven al Ayuntamiento de Jerez".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios