Condena para cinco acusados del accidente laboral de Ronda Muleros

  • El juez les impone dos años de cárcel por lo ocurrido en verano de 2001. Dos trabajadores murieron y otro de ellos quedó enterrado vivo. Los inculpados podrán optar a la condicional. El fallo ya es firme

Cinco personas han sido condenadas por el accidente laboral de Ronda Muleros ocurrido en un solar en el verano de 2001. Se trata del gerente de la empresa constructora Fénix Camacho, M.F.M.; el arquitecto, A.R.; J.C., quien hacía de jefe de obra según la Fiscalía; J.R., coordinador de seguridad y R.M., propietario de la empresa 'Ferrallas Al Trote SL' que trabajaba en la obra. Uno solo de los acusados que se sentó ayer en el banquillo salió absuelto. Se trataba de uno de los trabajadores de la obra a quien el fiscal retiró los cargos que le imputaba y por tanto se declaró su libre absolución.

Finalmente se les ha impuesto a cada uno de ellos una pena de dos años de prisión repartidos en varios delitos, uno contra los derechos de los trabajadores, dos delitos de homicidio por imprudencia y otro de lesiones imprudentes. Esta pena, a la que se llegó tras un acuerdo de conformidad entre las partes, hará que los abogados puedan solicitar la libertad condicional de los encausados que no tendrán que entrar en la cárcel, puesto que en el momento de los hechos no tenían antecedentes penales. No obstante, uno de ellos, M.F.M., venía conducido de prisión, en la que se encuentra ingresado por otra causa.

Hay que destacar que inicialmente el Ministerio Fiscal solicitaba para cada uno de los acusados penas de cuatro años de prisión, aunque éstas quedaron suavizadas tras la aplicación de dos atenuantes. Una de ellas la de reparación del daño, es decir, haber indemnizado a las víctimas, y la segunda, la de dilaciones indebidas. Esto es, la dilatación innecesaria del procedimiento. Así, tal y como anunció 'in voce' el magistrado Juan José Parra, se les ha condenado a tres meses de prisión por un delito contra los derechos de los trabajadores (el fiscal pedía un año), más multa de tres meses a seis euros diarios y 21 meses de cárcel por los homicidios y lesiones por imprudencia. Deberán además pagar las costas procesales. Se ha cerrado así el asunto penal, aunque en ejecución de sentencia se determinará lo que queda pendiente con los dos actores civiles, la propietaria de la nave de bodega del lugar y la empresa que tenía unos licores.

Francisco Aguilar y Carmen López son los padres de Francisco Javier y de Daniel. El primero de sus dos hijos murió en el accidente de Ronda Muleros, mientras que Daniel fue el único superviviente de los tres heridos. Falleció además otro joven de 23 años de edad en el siniestro laboral que ocurrió en aquel solar en la tarde del 19 de julio del año 2001.

Los padres de Daniel y de Francisco Javier no se marcharon ayer muy convencidos con la sentencia que se acababa de dictar y eso pese a la condena de todos los acusados salvo uno. "Los han condenado, pero no van a entrar en la cárcel. Entonces, ¿qué Justicia hay? Todas las semanas voy a ver a mi hijo al cementerio. Mi hijo está allí pudriéndose. Ellos han salido con sus vidas y la sonrisa de oreja a oreja. ¿Qué vamos a pensar? ¿Qué Justicia vamos a creer?", comentaba la madre. Francisco lleva en tratamiento médico desde entonces y "sin ayuda de nadie. Hemos tenido todas las puertas cerradas", se lamentó.

Carmen López se quejaba de las penas impuestas: "De cuatro años se ha quedado en dos por el alargamiento que ha tenido el procedimiento. ¿De qué nos sirve a nosotros que los hayan condenado si no van a entrar en la cárcel? Sí, nos han indemnizado, pero me duele y me hiere porque le han quitado la vida y podía haber sido a los dos. A nosotros nos han destrozado la vida. Esta experiencia la han vivido muchos padres, como los de Juan Holgado, que nos han apoyado y nosotros a ellos. Eso me ha dado fuerza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios