Condenado a seis meses de prisión por posesión de pornografía infantil

  • El acusado reservó una sala en el campus para visionar unas fotos de menores

Comentarios 8

Un joven de apenas veinte años de edad y con las iniciales de I.A.F.P. ha sido condenado por un delito de posesión de material pornográfico infantil a una pena de seis meses de cárcel. Hay que tener en cuenta que la sentencia, emitida por el Juzgado de lo Penal número 3 es firme, ya que el encausado aceptó la pena que se le impuso tras llegar a un acuerdo con el Ministerio Público.

Los hechos por los que se sentó en el banquillo se remontan a la primavera del año 2006. Lo más curioso de este suceso es que el joven visionó algunas fotografías con menores, incluso de menos de trece años, realizando actos sexuales orales. Lo hizo en un sitio tan público como una biblioteca universitaria del campus de Jerez. En concreto, fue en una de las salas de trabajo de la facultad en la que abrió una carpeta de archivos en la que había insertado cuatro imágenes en las que aparecían esos menores en el momento de realizar los citados actos sexuales.

El personal del centro docente en cuestión puso esta información en conocimiento de la Policía y la investigación quedó en manos de la UDEV (Unidad de Delitos Especialmente Violentos) de la Comisaría de la ciudad, que inició las pesquisas e intervino además el archivo en cuestión.

Tras las averiguaciones precisas, la Policía pidió una orden de entrada y registro en el domicilio del encausado, que no contaba con antecedentes penales hasta ese momento. En el transcurso de ese registro se llegaron a intervenir otros archivos fotográficos, un total de veintiséis, que contenían imágenes del mismo tipo en las que aparecían menores manteniendo algún tipo de relaciones sexuales.

El joven ha sido condenado en virtud del artículo 189.2 del Código Penal por esa posesión de material pornográfico, además se le han impuesto las costas por el presente procedimiento. En el fallo, dictado por el magistrado titular del Penal 3, se acuerda el decomiso y destrucción del cd que contiene el material pornográfico y la devolución al inculpado del material que carezca del interés en la causa.

La pornografía infantil está muy perseguida. Distintas asociaciones que velan por la infancia hacen hincapié en que si se descubren en la red este tipo de imágenes se debe denunciar a la fuerzas de seguridad, que investigarán este tipo de asuntos. Con la reforma de noviembre de 2003 del Código Penal, se contempla por primera vez en España el delito de posesión de material pornográfico en cuya elaboración haya sido utilizado a un menor de dieciocho años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios