El Consistorio tendrá que diseñar un mapa del ruido de Jerez antes de 2012

  • La UE obliga a las grandes ciudades a poner en pie un análisis y un plan para acabar con la contaminación acústica · El estudio tiene un plazo de culminación de dos años y deberá ser aprobado por el pleno municipal

Comentarios 8

La ciudad tendrá que tener diseñado y aprobado un mapa estratégico del ruido antes de junio de 2012. Es el horizonte que ha fijado Bruselas para las ciudades de más de 100.000 habitantes en la fase de aplicación de la Ley del Ruido aprobada por el Gobierno central en 2003. El gran objetivo que persigue tanto la UE como la normativa estatal es bien claro: "preservar la calidad de vida de los ciudadanos reduciendo unos niveles de contaminación acústica que en España están muy por encima de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS)". En este sentido, el Ayuntamiento debe necesariamente plantearse este nuevo reto desde ya, pues el complejo estudio analítico requiere de al menos dos años para poder estar concluido y con las suficientes garantías para ser aprobado en el pleno municipal y pasar la pertinente exposición pública.

El procedimiento básicamente consiste en "representar el ruido medio de la ciudad por campañas de mediciones que se prolongan durante como mínimo un año por todas las zonas; posteriormente hay que abordar el cálculo con estaciones informáticas que calculan durante mucho tiempo. Un mapa de ruido no es algo que se haga en un día", reconocen desde Ibermad, empresa de servicios técnicos medioambientales y encargada de desarrollar, por ejemplo, la Agenda Local 21 de Jerez.

Con el mapa de ruido diseñado, planificado y sobre la mesa, el Ayuntamiento podrá saber los decibelios de más que soportan los jerezanos según qué zonas de la ciudad, algo que servirá para aplicar, según dicta la normativa, un plan con medidas concretas que reduzcan de forma gradual la contaminación acústica e incluso para desarrollar "una acertada planificación urbana". "El POTA ya exige estos planes porque es ilógico, por ejemplo, desarrollar suelo residencial junto a una autopista o un hospital junto a un aeropuerto", comenta Juan José Caro, geógrafo director técnico de Ibermad. Asimismo, el mapa de ruido, apuntan desde la empresa, también dará mayor cobertura legal al Ayuntamiento, pues en el caso de la concesión de las licencias urbanísticas, al contar con la zonificación acústica "va a poder saber si la zona donde se pretenden levantar residencias cumple los objetivos de calidad acústica". De hecho, actualmente un propietario que certifique soportar más decibelios de lo establecido puede denunciar al Consistorio por haber dado licencia a un promotor que no cumplió dichos objetivos de calidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios