Continúa la tensión en calle Nueva por la violencia de los 'okupas'

  • Se trata de un clan procedente de Jaén que se adueñó de un bloque de viviendas y ha atemorizado al barrio de Santiago.

Imagen de archivo de una redada en la calle Nueva, en la zona del bloque ‘okupado’ por los ‘Paquiquis’. Imagen de archivo de una redada en la calle Nueva, en la zona del bloque ‘okupado’ por los ‘Paquiquis’.

Imagen de archivo de una redada en la calle Nueva, en la zona del bloque ‘okupado’ por los ‘Paquiquis’. / Pascual

Comentarios 3

Hace algunos años que la calle Nueva dejó de ser uno de los puntos más señeros del barrio de Santiago. A cualquier hora, un paseo por esta zona o Cantarería puede llegar a provocar auténtico pánico. "Cada día va a peor", cuenta un vecino del barrio. "Yo ya no paso con el coche, si tengo que ir por allí a buscar aparcamiento, giro en calle Cantarería para salir antes, porque es al final de la calle donde están todos los problemas". En concreto, el epicentro se sitúa en el número 38, en una promoción de viviendas cuya construcción finalizó en 2008 y provocó un agujero económico en su promotor, quien prefirió no hablar para esta información. Hasta allí llegaron varias familias desde Linares (Jaén), que huyeron de la localidad por una batalla entre clanes y que pasó por la barriada sevillana de Torreblanca. De allí también se marcharon tras protagonizar varios sucesos, entre los que destaca el homicidio de un hombre hace una década.

Varias de las viviendas de este bloque estaban vendidas, pero su 'okupación' ilegal propició que incluso les fuera devuelto el dinero de la señal de la transacción. Incluso una familia que se encontraba en el inmueble de alquiler dejó la casa. "En lo que es el bloque no queda nadie legalmente. Y de la calle se han marchado varios. Los que quedan están asustados, como es normal", señalaba una persona del barrio. De hecho, los robos entre las propiedades del entorno son algo que ya no sorprende.

El mayor problema, cuentan, es el continuo trapicheo de droga, según relata gente de la zona. La forma de vida del clan, de etnia gitana pero del que reniegan los gitanos de la ciudad, es el de 'los Paquiqui'. Entre sus machadas, un episodio protagonizado por el que fue condenado en el homicidio antes señalado de Torreblanca. En un permiso carcelario por aquellos hechos, trató de abusar sexualmente de una camarera en un baño de una peña flamenca y agredió con una navaja de 12 centímetros a otra trabajadora. El suceso se saldó con su detención, no sin antes tratar de escapar a navajazos de los agentes de la Policía.

Los vecinos denuncian que el Ayuntamiento se "desentiende" de la grave situación que se está viviendo. "Pero es verdad que, por ejemplo, la Policía Nacional, entra por allí casi cada día. La verdad es que no sabemos de quién es la culpa, lo que está claro es que eso lleva ya varios años así y está yendo a peor". "Se está trabajando bastante en la zona", señalan desde los cuerpos de seguridad. De hecho, uno de los jerezanos detenidos por un tiroteo en Chipiona esta semana es uno de los 'okupas' de estas viviendas. "Hay de todo, también viven allí familias que no son violentas, pero muchos pertenecen a este clan", cuentan fuentes conocedoras de este caso.

Lo que está claro es que la situación es ya insostenible. "Ésta era una zona que estaba muy bien. Aquí tienen casa gente del flamenco, buenas casas, y cuando las cosas iban bien económicamente iba subiendo el caché, de cuando en el centro se iba a hacer la Ciudad del Flamenco y no estaba tan abandonado. Pero llegó la crisis y este clan y no se puede vivir aquí", lamenta de forma concluyente una persona del entorno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios