Crisol anuncia mejoras en el barrio de San Miguel para junio

  • El proyecto contempla la renovación de servicios como el alumbrado y acerado

El delegado de Urbanismo, Juan Pedro Crisol, acompañado de representantes vecinales de la Asociación de Vecinos Cruz Vieja, visitóayer el barrio de San Miguel con el objeto de conocer in situ las principales carencias en materia urbanística que presenta este histórico barrio y explicar los pormenores de las actuaciones previstas por la delegación en esta zona, entre las que se encuentran la reordenación del entorno de la iglesia de San Miguel.

Crisol anunció que la delegación acometerá en una primera fase, ya recogida en los Presupuestos municipales de 2008, la recuperación de la plaza de San Miguel y las calles Barja, Pavón y Santos, actuación que abarca un total de 3.646 metros cuadrados de calles.

Las obras en estos viales del barrio cuentan con un plazo de ejecución de cuatro meses, estando prevista su finalización para el próximo mes de junio. El delegado explicó a los vecinos que "la intervención se enmarca entre los objetivos del gobierno municipal de mejorar los espacios emblemáticos de la ciudad y convertir al centro histórico en un atractivo turístico de primer orden".

Este proyecto contempla renovar y actualizar los servicios de instalaciones urbanas existentes, como son las instalaciones de saneamiento, abastecimiento de agua y luz eléctrica, alumbrado público y telecomunicaciones así como la sustitución del pavimento existente con materiales de gran resistencia. Del mismo modo, se procederá a la reubicación de los naranjos actuales y la plantación de otros nuevos para ampliar la zona ajardinada.La intervención prevé la eliminación de barreras arquitectónicas y urbanas y una actuación importante consistente en la creación de una plataforma única de tráfico peatonal y rodado, cuya diferenciación se realizará mediante el dibujo del pavimento y la disposición del mobiliario urbano y la jardinería.

En las calles citadas se actualizarán las instalaciones urbanas existentes y se sustituirá el pavimento, que será ampliado para poder proceder a la colocación de naranjos. Asimismo, y dada la estrechez de las calles, se optará por la formación de una plataforma única de tráfico peatonal y rodado. El proyecto de actuación en estas calles suma una superficie total de 1.855,37 metros cuadrados. El plazo de ejecución de la obra es de cuatro meses.

El presidente de la asociación de vecinos, Rafael García Ruiz, expresó al delegado su satisfacción por la actuación, ampliamente demandada por los vecinos de este céntrico barrio, que en la actualidad presenta innumerables carencias y deficiencias en materia de infraestructura y servicios públicos. Crisol informó que desde el Ayuntamiento se tiene previsto seguir acometiendo más actuaciones en San Miguel, estando previsto que la segunda fase contemple la reurbanización de las calles Zarza, Molino de Viento, Duende y Galván.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios