Cultura artesanal en pleno centro

  • El Zoco de artesanía, en la plaza Peones, sólo lleva poco más de un mes abierto y ya cuenta con cerca de 400 visitas diarias. Un espacio dedicado a productos hechos a mano, una alternativa a las grandes superficies

Comentarios 4

Hace sólo unas semanas que el Zoco de los artesanos abrió sus puertas y ya se ha convertido en uno de los sitios con más encanto de la ciudad. La artesanía se hace un hueco entre los productos de las grandes superficies, dándole el toque personal que todo objeto exclusivo se merece. Las manos sus instrumentos y sus tiendas su mayor expresión. Un traje de gitana se puede convertir en un delantal, en un bolso y en una funda para un abanico. Calidad en el estado puro de la artesanía.

Antonio Guarinos, presidente de esta asociación, declara que "en el tiempo que llevamos abierto hemos tenido una afluencia de cerca de 400 personas diarias. Una cifra muy buena que hay que mejorar con más publicidad. Hay ganas de conocerlo y nosotros de ofrecerlo al público jerezano". Con 22 tiendas repartidas en tres plantas, el Zoco va tomando 'cuerpo' entre sus grandes cerámicas y 'olor' a tradición. "Diseño los colores y la forma, lo encargo en Marruecos y me lo traigo. Son diseños muy exclusivos", apunta Nuria Olmedo, propietaria de 'Na'am', quien declara que "Jerez necesitaba un espacio como éste para mostrar al público la gran variedad de productos artesanales que hay en la ciudad. Es otra alternativa de compra".

'Aflamencando' es otro de los comercios que encontramos en este espacio. Es de un colectivo de mujeres víctimas de la violencia de género que han visto en la costura una salida a la monotonía, una forma de expresarse, "de liberarse porque queremos lanzar un mensaje positivo con tan sólo ver la decoración de la tienda", reconoce Belén Carrillo, una de las dependientas del local. Ilham Otky es otra de las emprendedoras en un mundo sacrificado y, en ocasiones, poco valorado. "Por ahora la cosa va bien. Soy ceramista y pintora, es un trabajo muy duro porque todo está hecho a mano. No sólo quiero vender sino mostrar al público la cultura andaluza y bereber a través del arte", reconoce la joven artesana, quien señala que "he notado un gran cambio en el centro de la ciudad y el Zoco era necesario para que todos los comercios de este gremio estuvieran menos dispersos. Jerez no sólo es el caballo y el vino, hay grandes artesanos en esta tierra".

A Rocío Serrano siempre le había gustado coser y ahora ha visto en el Zoco la oportunidad para mostrar sus 'pequeñas' obras. Todo imaginación y color en sus camisetas e incluso peluches con aires flamenco. "La idea del Zoco es un acierto. Aquí la gente puede encontrar de todo y por ahora la cosa no va mal. Hay que darle algo más de publicidad pero espero que poco a poco la gente lo conozca mejor", reconoce Serrano.

Una de las tiendas que más llama la atención a los visitantes es la de David Cosano, un 'luthier' que muestra sus grandes habilidades para construir instrumentos de cuerda. "Cada pieza de madera es única. Se trabaja con precisión y por lo tanto con la cabeza. La mano es un reflejo del trabajo del cerebro", reconoce Cosano, quien apunta que "en una semana he tenido varios encargos. Todavía no se conoce del todo la profesión pero en estos días el número de visitas a superado las expectativas que tenía. Me he dirigido a los alumnos de música que busquen algo más de precisión en sus instrumentos". Cosano lleva cerca de ocho años trabajando pero todavía le pide consejos a su 'maestro'. "La categoría te la dan los años y la calidad de tu trabajo. Ahí no se puede engañar al público", reconoce el artesano.

Decoración, artesanía cofrade, trabajos con cuero...El abanico es amplio y de calidad. "Sólo queda que el Ayuntamiento 'arregle' las calles del barrio, para que el Zoco se convierta en un punto indiscutible del turismo jerezano", declara Guarinos. Cien por cien natural, cien por cien de la tierra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios