"Daré los nombres de los 'enchufes' de la alcaldesa ante el juez, que me demande"

  • El combativo sindicalista, "arrepentido" de haber abandonado su encierro en la Catedral, sigue luchando por la readmisión de los "21 despedidos del Consistorio", de los que siete ya se han denunciado en Magistratura

-Tras la protesta durante el pleno de hace una semana, las negociaciones con el Ayuntamiento están rotas. ¿Qué perspectiva pueden tener a estas alturas los 17 despedidos de Urbanismo y los 'no renovados' del Área de Movilidad?

-Después de diez días desde la última reunión con los delegados de Recursos y Urbanismo [Juan Manuel García Bermúdez y Juan Pedro Crisol, respectivamente] no tenemos fecha para retomar la negociación. No hay voluntad política de arreglar absolutamente nada y si creen que hay que discutir esto en los tribunales, en ello estamos. Ya hemos presentado siete demandas en Magistratura y en los próximos días presentaremos las ocho restantes, puesto que dos de los despedidos de la GMU no han querido finalmente reclamar.

-Pero el gobierno local se ha mostrado firme a la hora de sostener su negativa a las readmisiones.

-En principio se muestra firme en este tema, pero tenemos dos instrumentos para hacerles cambiar de opinión: las movilizaciones y protestas y el cauce jurídico, donde tenemos las esperanzas puestas en que nos den la razón.

-¿Y hay posibilidades reales de que sean declarados nulos?

-Creemos que sí. Primero porque se vulnera un derecho fundamental a la libertad sindical, ya que, extrañamente, de los 21 despedidos, 17 eran afiliados a la CGT, con el agravante de que hay un delegado sindical y cuatro que iban en las listas electorales en la GMU. Además, una de las pocas cosas buenas que tiene nuestro ordenamiento jurídico es que todos los contratos deben obedecer a una causa, y si no la tienen están hechos en fraude de ley. En este caso, todos están en fraude de ley porque son por obras y servicios y terminado, y las obras, como en el caso de los administrativos, no han concluido. Los jardineros, por ejemplo, fueron contratados para ejecutar el plan local de reforestación y éste ni ha comenzado.

-O sea que, según esa tesis, al final el Ayuntamiento tendrá que abonar 21 indemnizaciones...

-El despido es libre pero no gratuito. Desde el punto de vista sindical no admitiremos que si los despidos son declarados improcedentes el Ayuntamiento opte por la indemnización, sería despilfarrar el dinero y que los trabajadores paguen por una situación irregular de la que es culpable el Consistorio. Ni es justo ni moral.

-Y después de este tiempo, ¿se arrepiente de haber abandonado su protesta en la Catedral?

-Me arrepiento profundamente, pues pensaba que con mi salida se demostraría que la CGT tiene capacidad de diálogo y que se cumplirían las palabras del señor Bermúdez de que mi actitud nos aproximaba a la solución del conflicto. Me arrepiento, efectivamente.

-Usted ha amenazado en varias ocasiones con revelar los supuestos 'enchufes' familiares de la alcaldesa al frente del Ayuntamiento, pero finalmente siempre se quedó en eso, en amagos...

-No voy a dar a la opinión pública los nombres de los dos o tres familiares de la alcaldesa [Pilar Sánchez] que hoy trabajan en el Ayuntamiento, lo haré delante del juez, estoy esperando a que me demande. Allí diré de qué manera han entrado y qué grado de parentesco tienen. Además también haré lo propio con todos los 'enchufes' de la familia socialista. Están desde la época del anterior régimen, pero también desde que accede a la Alcaldía.

-Sin embargo, fuentes municipales han utilizado como arma arrojadiza contra su ciega defensa de los despedidos en la GMU que uno de ellos sea su hija. ¿Qué tiene que decir a eso?

-Evidentemente no voy a entrar más ahí. Tengo una norma, responder cuando se me ataca. Ella (por la alcaldesa) sigue con el mismo discurso del 'enchufismo' y yo ahí no voy a entrar. Digo que la política laboral de este Ayuntamiento no ha sido correcta y todos somos responsables. Pero ella no se puede erigir en la auténtica justiciera, expresar lo que piensa y lo que no, y al mismo tiempo tener mucho por qué callar.

-Y sobre la supuesta vinculación política que planea sobre la CGT en Jerez, ¿qué dice?

-Le diría al PSOE que las controversias que tenga con el resto de partidos las dirima en otros escenarios. La CGT simplemente habla en clave laboral. Tenemos un conflicto y como sindicato no podemos permitir que se eche a nadie a la calle.

-¿Hay amenaza real de dejar a más personal en el paro?

-Mantienen la teoría de que contrato que cumpla, contrato que no se renueva. Y calculamos que puede haber del orden de 800 ó 900 contratos de obras y servicios o eventuales por circunstancias de la produccióný Todos están hechos en fraude de ley.

-Tanto 'enchufe' y entrada por la puerta de atrás es injusto frente al resto de jerezanos, ¿no cree?

-No planteamos que esta gente se quede fija en la Administración pública, sino que si el contrato está en fraude de ley, el propio Constitucional recomienda que la figura a utilizar sea la del indefinido hasta que se cubra la plaza. Esto terminaría con el clientelismo político del Ayuntamiento, pero a lo mejor no quieren terminar con eso. Mientras que alguien tenga un contrato eventual con el que no sepa si le van a renovar o no, pues estará sujeto a agradecer favores.

-¿Y qué les parece el plan para mejorar la gestión de los Recursos?

-Sólo han contado con nosotros para hacerse la foto. Nos opondremos hasta tanto en cuanto no se aborde la problemática del Ayuntamiento de forma seria y con ganas de arreglar las cosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios