"Daremos solución a las alegaciones al PGOU que ayuden a crear empleo"

  • Tras recibir casi un millar de sugerencias y reclamaciones al nuevo Plan General, el responsable de Urbanismo es "optimista" a la hora de hallar una salida a las demandas urbanísticas de empresas como Garvey y Vicasa

Comentarios 1

-Han recogido más de 900 alegaciones al PGOU, ¿éxito de participación o demasiados aspectos no contemplados en la planificación inicial?

-Me lo tomo como un éxito de participación. Este delegado está muy implicado en hacer una exposición muy cercana e incluso hemos ido a las asociaciones y entidades a explicar el Plan con detalle. Nos hemos reunido con asociaciones, pedanías, empresarios, consejos sectoriales, promotores, Consejo Económico y Social... O sea, se ha hecho una campaña importante pidiendo la participación porque queríamos que el Plan fuese realizado por todos los jerezanos porque a todos nos afecta. ¿Me dices corrección de errores? Pues no creo, simplemente que cada uno aporta lo que a su derecho interesa y nosotros aquí miraremos lo que interesa al interés general. En cualquier caso, los partidos por primera vez han presentado alegaciones, aunque haya sido para tumbar el trabajo realizado.

-Los promotores están que trinan y los ecologistas dicen que aún sobran viviendas. ¿Quién tiene razón? ¿A quién van a tener más en cuenta?

-Nosotros no es que vayamos a atender más a unos que a otros. Lo que vamos a defender, como siempre, es el interés general. Lo hemos explicado por activa y por pasiva, tenemos un marco, que es el POTA, que limita y enmarca el desarrollo urbanístico de la ciudad. Obviamente, el PGOU que se aprobó inicialmente en 2006 previó un crecimiento muy importante en vivienda, cosa que el POTA no permite. Ahora, tras adaptarlo a los límites del POTA, unos opinan que nos quedamos cortos y otros que vamos sobrados, que nos pasamos tres o cuatro pueblos. Entonces, hay que buscar el interés general y el término medio. Vamos a analizar las alegaciones una por una, siempre con criterios de defensa del interés general, y vamos a estimar todas aquellas que entendamos que ayudan a que la ciudad progrese.

-¿Es posible satisfacer las pretensiones urbanísticas de Garvey, Vicasa, Tremón...?

-Hay efectivamente alegaciones importantes que son las que tenemos que analizar con mucho detalle y detenimiento porque afectan a muchas cosas. De Vicasa, por ejemplo, ya se publicó hace poco el contenido de su alegación, pero también las han presentado multitud de empresas. El criterio de este delegado y del gobierno en líneas generales es que toda aquella alegación que entendamos ayude al progreso y al desarrollo de la ciudad tenemos que hacer todo lo posible para colaborar, urbanísticamente hablando, en el Plan para que pueda salir hacia adelante. Cualquier decisión que haya que tomar que ayude al mantenimiento y creación de empleo, al desarrollo de las empresas, este gobierno está dispuesto a buscar una solución. ¿Por qué? Porque este gobierno quiere dejar de ser un problema y quiere convertirse en la solución a los problemas de la ciudad. Tal y como nos lo encontramos, el Ayuntamiento era un problema para la ciudad, entre el nivel de deuda y muchos otros añadidos se convirtió en un problema y nosotros queremos ayudar al ciudadano a vivir más cómodo y a las empresas a generar más riqueza.

-Intuyo que las negociaciones para la reclasificación de la Bodega Garvey no van a ser tan complicadas como se presumía.

-Efectivamente. No solamente con Garvey sino con otras empresas que tengan determinados problemas para ampliar sus negocios. Con Garvey ha habido negociaciones, sabemos cuáles son sus necesidades, y vamos a ver cómo encajamos esa propuesta con los intereses generales de la ciudad. Soy optimista, como en casi todo, y creo que llegaremos a un buen Plan definitivo.

-Ha habido muchas suspicacias en torno a la nueva calificación urbanística que recoge el PGOU para la colonia de Caulina. Muchos se preguntan por qué esa inclusión de última hora.

-El tema de Caulina está muy claro. Todos los jerezanos conocemos como es la colonia de Caulina, una zona rústica saliendo a la autopista: hay casas, instalaciones, pero con carácter rústico. La ciudad ha crecido, llega hasta el límite y está encima de Caulina. Mantener eso como rústico era injustificable, incluso la propia Junta de Andalucía ya nos advirtió de que no podíamos dejar mucho tiempo más esa zona como rústica. Por tanto, se ha tomado la decisión adecuada que es desarrollar esa pastilla y urbanizarla. Ahora bien, el criterio adoptado para su desarrollo pasa por mantener el diseño actual de las viviendas que hay y facilitar un desarrollo urbanístico que los propios vecinos tendrán que proponer. No decimos ni por dónde van las calles, ni por dónde se construye. Simplemente decimos que ese suelo tiene equis viviendas, entre 400 y 500, y los vecinos proponen un diseño de urbanización. Hay otras zonas en ese mismo área a las que ha habido que modificar su calificación respecto al Plan inicial, pues pasan a ser de suelo urbanizable no sectorizado, cuando antes sí eran urbanizables. Se ha intentado compensar.

-La oposición dice que el Plan no recoge una previsión adecuada de los recursos energéticos que requerirán los nuevos crecimientos...

-Vamos a ver, todos los Planes Generales tienen que conllevar unos informes sectoriales que analizan todos estos aspectos. Entonces, ahora mismo estos informes acompañan a la documentación, están solicitados por la Junta, y no hay motivo para pensar que va a haber ningún problema en este tipo de situaciones. A la oposición la veo situada en el pesimismo más absoluto. Me gustaría verla haciendo propuestas constructivas, ayudando al gobierno, aportando ideas y apoyando las buenas decisiones que se están tomando, pero yo la verdad que el único mensaje que veo de la oposición es todo negativo, todo negativo, y nunca positivo. El Plan es un documento muy complejo, va acompañado de muchos informes sectoriales, nuevas infraestructuras e instalaciones... No hay ningún motivo de alarma.

-¿Y es posible impugnar esta aprobación inicial por defectos de forma?

-Ya me he manifestado ante esa opinión tan nefasta de la oposición. Motivos de oposición en el sentido de defectos de forma son rechazables, no tienen fundamento. El PSA, el partido que ha presentado alegaciones en este sentido, sabe perfectamente cuál es el procedimiento seguido y sabe que no tiene ningún fundamento una alegación que será desestimada totalmente.

-¿Cuál es el calendario que se han marcado hasta la entrada en vigor del nuevo planeamiento?

-Ahora mismo estamos en fase de análisis detallado y detenido de todas y cada una de las alegaciones. Se ha constituido una comisión técnica que analiza las 934 alegaciones y acompaña a cada una un informe técnico y otro jurídico que finaliza con una propuesta de resolución que se elevará a pleno: se estima o se desestima según los informes. Vemos las más sencillas y las decisiones más importantes se estudiarán con más detenimiento. Queremos que en abril o mayo esté terminado el análisis. No quiero dar una fecha exacta, pero sí he dicho que no podemos dejar de dar pasos adelante para tener cuanto antes el Plan General. El esfuerzo es que el Plan entre en vigor este año. Hay elecciones, cosas que escapan a este Ayuntamiento, por lo que es difícil saber cuándo tendrá luz verde. Esperábamos este volumen de alegaciones y si queremos dar a cada una su sitio hace falta tiempo.

-Al final los promotores han apostado por la VPO y Ayuntamiento y Junta ya han pactado un área de oportunidad para construir más vivienda, ¿cómo se articula esa nueva bolsa de suelo?

-Se está preparando el desarrollo del convenio firmado con la Junta. Urbanísticamente hablando, hemos fijado la pastilla en la que se va a actuar con ese convenio y me parece una oportunidad importante para Jerez. Una incorporación de 9.000 VPO más para conseguir que el ciudadano acceda a una vivienda digna a un precio asequible.

-El gobierno municipal sevillano está ya en condiciones de eliminar los sorteos de VPO ante la certeza de que dará cobertura a la demanda. ¿Ocurrirá aquí algo similar?

-A ver si es posible (risas). Con ese volumen de viviendas creo que podremos eliminar los sorteos.

-Otro de los asuntos de actualidad en materia urbanística ha sido la disolución de la Gerencia Municipal de Urbanismo. ¿Cómo ha sido la transición?

-La verdad, creo que ha sido un ejercicio de responsabilidad de este gobierno. Nadie olvida que la GMU fue de las pioneras en España en constituirse, ha sido un organismo ágil y eficaz para la ciudad, pero los mismos que la crearon han sido los mismos que han acabado con ella. La situación que nos encontramos cuando hemos llegado a esta casa ha sido un volumen de deuda generada en cinco años de 77 ó 78 millones de euros. Y claro, en épocas de crisis, cualquier empresa concentra los recursos para facilitar mejores soluciones. No me gusta la palabra disolución, nos hemos integrado en el Ayuntamiento.

-¿Tiene ahora más autonomía?

-Bueno, la autonomía en principio sigue siendo la municipal. Lo que antes aprobaba el consejo ahora va a la junta de gobierno local. Son cambios formales.

-Pero la oposición ya ha advertido que con esta integración se pierde transparencia...

-No. Transparencia no se pierde porque en realidad lo que hacemos es integrarnos en el Ayuntamiento, con todos los sistemas jurídicos y legales que están en la Ley. Esa crítica no la comparto.

-¿Se ha propuesto agilizar la tramitación de licencias?

-Sí, ya sabéis que uno de mis objetivos es agilizar este tema al máximo. Hemos pasado muchas vicisitudes pero hay planes muy ambiciosos. Hemos reforzado el departamento y queremos que las licencias de obras menores se concedan en cuestión de días. El tema de las licencias de obras y de apertura es un objetivo claro porque un comerciante no puede esperar seis o siete meses a recibir la licencia. La ciudad no puede pararse por culpa de la Administración.

-¿Revocarán la licencia a Osuna a raíz del hallazgo de restos arqueológicos en el entorno de la Ermita de Guía?

-Es un tema muy delicado. Todavía estamos analizando la dimensión del problema. En estos días espero poder reunirme con los representantes de Osuna y escucharles. Ellos tienen todos los avales legales para poder construir en una pastilla urbanística de la que se viene hablando desde el año 69. Osuna es la propietaria, puede construir y tiene derecho. Aparecen restos arqueológicos y serán los expertos de la Junta los que nos digan qué tenemos que hacer. Cualquier solución, teniendo en cuenta que el proyecto previsto respeta la Ermita y adecenta el entorno, la dará la Junta. Y si hay posibilidad de acuerdo lo dirá la empresa. Se estudian posibilidades para permutar los terrenos, pero no estoy en condiciones de avanzar mucho más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios