Descienden en un 70% las peticiones de adopción de niños extranjeros

  • La desconfianza hacia ciertos países de origen, el aumento del tiempo de espera y la crisis son los principales factores por los que las familias paralizan el expediente

Dicen que lo último que se pierde es la esperanza, pero en ocasiones las fuerzas flaquean. Según la asociación de familias de niños adoptados de la provincia (Afania) las adopciones internacionales han sufrido un descenso importante en los dos últimos años, reflejo de cómo ha cambiado la situación familiar y los requisitos en los países de origen. De hecho, los factores que han motivado el 'parón' en los expedientes son principalmente el aumento de tiempo de espera (ha pasado de 2 años a más de seis, según el país), las pocas garantías que ofrecen algunos destinos y por supuesto, la crisis que ha tambaleado la economía familiar.

"Podemos decir que hay un descenso del 70% en los inicios de trámites de adopción. Antes China era el país de origen de casi el 90% de las adopciones pero ahora son muy pocos expedientes los que entran en el país. Esto ha provocado que aumente el tiempo de espera y que no se pueda asumir la demanda que hay, teniendo como consecuencia que muchas familias decidan echarse atrás en el proceso", declara Manuel Camacho, de Afania.

Desde esta asociación señalan que "hay ganas" de adoptar, pero el principal requisito es tener paciencia. La media de espera son cuatro años y el desembolso oscila entre los 15.000 y 40.000 euros, unas cifras que sobrepasan en tiempos de crisis el presupuesto. Charo Cruz es una jerezana que comenzó junto a su marido la adopción de la pequeña Lu en 1999. Cada año organiza una convivencia en la ciudad para reunir a todas las familias que tienen algún hijo adoptado, lo que le permite estar muy al tanto de las situaciones personales. "Los niños van cumpliendo años y los matrimonios también, las condiciones cambian, uno se cansa y al final, ha llegado la crisis", declara Charo. Su familia decidió dar el paso adelante en la adopción después de ver un reportaje en la televisión del programa Informe Semanal. "La llegada de Lu nos cambió la vida, es todo felicidad. Tenía ya dos hijos biológicos mayores y la pequeña es un regalo", declara la jerezana.

Cruz decidió iniciar los trámites para la segunda adopción, "pero lo vamos a dejar". "Queríamos otra niña que se llevara poca edad con Lu, pero llevamos mucho tiempo esperando y según las cuentas, la pequeña vendría a casa cuando Lu ya tuviera 12 años".

Parecida en el transcurso pero diferente en el resultado es la situación de Pilar Pérez y Víctor Sánchez. En el año 2000 pasaron el certificado de idoneidad y tras muchos problemas, "en los que la Junta estaba metida", llegó la pequeña Pilar en 2004. "Una vez que llegaron los papeles a China el trámite duró diez meses. Nos ha cambiado la vida y al poco tiempo decidimos ir a por el segundo hijo", señala Pilar.

Desde 2006 el expediente se encuentra en China registrado y cree que no será hasta 2013 cuando pueda ir a recoger a la segunda niña. En esta ocasión, este matrimonio ha decidido seguir adelante cueste lo que cueste y pase el tiempo que pase. "Mi niña está todo el día diciendo que quiere un bebé en casa. Así que claro que voy a seguir esperando".

Casi todas las familias jerezanas han optado por el país asiático en la adopción por la transparencia en el trámite. Coinciden en destacar que "no nos llevamos desagradables sorpresas y tampoco nos piden dinero". Por eso, Olga Pacheco y Antonio López decidieron adoptar en China. "Siempre he tenido en mente la adopción y después de intentar quedarme embarazada iniciamos los trámites". En 2003 fueron a por la pequeña Olga Guang y reconocen que "si las cosas fueran más fáciles y con menos requisitos estaríamos en trámite para otra adopción, pero tal como está la cosa te echas para atrás", declara Olga. Hay que recordar que el gigante asiático ha endurecido sus condiciones a las parejas demandantes: tan sólo en el aspecto económico, exigía una renta anual de 30.000 dólares y un patrimonio mínimo de 80.000 dólares.

Otro testimonio es el de Auxiliadora Fernández y Javier Ruiz, un matrimonio al que la pequeña Andrea le cambió la vida. Entregaron la documentación en 2004 y una avalancha de solicitudes provocó el colapso en China retrasando la adopción hasta en cuatro años de espera. "Tienes miedo, preocupación, pero el viaje que hicimos para recogerla fue el mejor de nuestras vidas", reconoce Auxiliadora. Ahora la situación ha cambiado "está sumamente difícil. Si la cosa estuviera más fácil hubiéramos ido a por el segundo en cuanto llegó Andrea a casa, pero los requisitos son excesivos y el tiempo de espera es horroroso. De todas formas, con Andrea estamos completos".

Desde Andeni, una ECAI -Entidades Colaboradoras de Adopción Internacional-, señalan que al 'cerrar' las puertas para la adopción masiva en China, el país de origen más solicitado es Rusia (un país 'caro' en el trámite), seguido por Etiopía y Filipinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios