Detectores de billetes y de vinos falsos

  • Una multinacional suiza especializada en la protección de billetes de banco frente a falsificaciones traslada al vino las garantías de autenticidad · El Consejo Regulador se reunirá con los responsables del proyecto

El Consejo Regulador del jerez tiene previsto reunirse con responsables del Centro Técnico Operativo del Vino (CTOV), empresa impulsada por una multinacional suiza dedicada a la protección frente a a la falsificación, duplicación y adulteración de los billetes de banco, documentos de valor y productos de consumo, en general, que desarrolla un proyecto para garantizar la marca, la trazabilidad y la seguridad del vino.

Directivos del CTOV, que presentaron ayer arropados por la Federeación Española del Vino (FEV) sus propuestas para proteger el vino ante posibles fraudes o manipulaciones, han iniciado una ronda de contactos con consejos reguladores, bodegas e instituciones para conocer las necesidades del sector en materia de seguridad.

El proyecto de la CTOV entronca con la lucha que desde hace décadas mantiene el jerez contra la competencia desleal que sufren las bodegas del Marco por la proliferación en terceros países de falsos sherries o sucedáneos, caso de Estados Unidos, donde la protección de las denominaciones de origen históricas europeas -jerez, champagne y oporto- quedó relegada en la primera fase de la negociación del acuerdo sobre vinos (Wine Accord) entre la Unión Europea y las autoridades norteamericanas.

Como jerez, otras denominaciones de origen y bodegas españolas representadas en la FEV están interesadas en reforzar la imagen de calidad de sus productos embotellados, ya que, según explica este organismo en un comunicado, el problema de las falsificaciones afecta a algunos grandes importadores, como ha reconocido China a través de su Cámara Nacional de Industria y Comercio, donde los vinos servidos en restaurantes de grandes ciudades podrían alcanzar hasta el 70% de falsificación.

España es el tercer productor de vino del mundo, el primero en superficie de viñedo y el tercer exportador en volumen, si bien la FEV señala en su nota informativa que, en este último apartado, están muy cerca de alcanzar el primer puesto, ya que, según cálculos de las Administraciones, las exportaciones de vino españolas superarán a Francia e Italia en un plazo de entre cinco y diez años.

Tanto los bodegueros como los directivos de la CTOV son conscientes de lo que se juega España en los mercados exteriores, escenario en el que Pierre Delval, asesor antifalsificaciones de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y miembro de la Comisión de Tráfico Ilícito del Foro Económico Mundial, asegura que "fraudes y falsificaciones están a la orden del día en todas las regiones del planeta, sin respetar ni a los productores ni a las personas" y recuerda que el vino no es una excepción en esta tendencia, cada vez más generalizada.

En este contexto, y ante la necesidad de defender la originalidad del producto y poner barreras a las falsificaciones que le traerán perjuicios económicos y, sobre todo, de imagen, la FEV ha suscrito un convenio de colaboración con la filial de la multinacional suiza especializada en la protección de productos de consumo a fin de fomentar la investigación, el desarrollo e innovación de los vinos.

Junto a las tradicionales medidas de seguridad, el CTOV incorpora un análisis sensorial que permite identificar el producto a través de un número registrado en la contraetiqueta y de los elementos de seguridad que porta el sello de garantía. El número está ligado a un código invisible, encriptado entre la cápsula y el gollete de la botella, que se activa en el momento en el que el vino es embotellado, mientras en el sello podrá apreciarse a simple vista una imagen de óptica variable similar a las que utilizan los billetes de banco para su identificación.

Cabe recordar que el Marco de Jerez tiene encima de la mesa una propuesta para que la contraetiqueta de sus vinos se elabore en la Casa de la Moneda y el Timbre y evitar así falsificaciones, iniciativa que la Junta está dispuesta a cofinanciar, pero que está pendiente de un estudio de costes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios