Entrevías reclama su derecho a "tener aceras y luz en las farolas"

  • Los vecinos llevan diez años esperando y alegan que ya pagaron por ello al Ayuntamiento

El conjunto de viviendas de 'Entrevías' se ubica en la zona donde el tren llega a Jerez desde Sevilla, una vez pasado San José Obrero, donde comienza la avenida Caballero Bonald viniendo desde la zona de Hipercor. Resulta necesario ubicar Entrevías en el mapa previamente porque el jerezano medio apenas repara normalmente en este enclave. Desde luego, si se echa la vista hacia allá durante la noche, a duras penas se distinguirán las luces de las casas, porque a pesar de que las farolas están instaladas, la toma eléctrica de la zona "no tiene suficiente potencia como para que éstas se enciendan". La presidenta de los vecinos, Dolores Sánchez, se llevó la sorpresa cuando entró a vivir, en 2014. "Yo siempre había venido a ver la parcela durante el día", explica. Entrevías no puede considerarse urbanización porque las casas se han ido construyendo por promoción privada. Y llevando el término urbanizar al diccionario, difícilmente se puede llamar así a un lugar que no está, literalmente, urbanizado. No al menos del todo. "Por una mala gestión desde 2007, los vecinos que en su día realizaron todo lo estipulado por el Ayuntamiento en el plan de reparecelación, cediendo terrenos y abonando sus cuotas correspondientes para urbanización, aún nos encontramos sin alumbrado público y sin los servicios que en su día se pagaron".

En Entrevías viven unas 35 familias que entonces desembolsaron miles y miles de euros para que se llevara a cabo la obra. "Surgió un contencioso entre el Ayuntamiento y la empresa concesionaria por problemas de presupuesto y no sabemos bien dónde está el dinero, pero aquí seguimos sin solución", denuncia Sánchez. "Estamos hablando de servicios esenciales y primarios que ya se pagaron: alumbrado, señalización de calles, pavimentación, zonas vedres, servicio de contenedores, limpieza de calles...". La presidenta de la asociación explica que "desde que tomó posesión este gobierno municipal, se ha ido poniendo de manifiesto ante los diferentes responsables, como los delegados de Urbanismo, de Medio Ambiente, de Economía, responsables de contratación para dar solución. Una obra que se estimó en cinco meses, lleva diez años pendiente de finalizar".

Sánchez se muestra indignada al señalar que "los propios trabajadores municipales nos alientan a que denunciemos este asunto en los tribunales y en la prensa. Se remitió además un escrito al Defensor del Pueblo y él confirma que tenemos razón. Curiosamente, nuestro Ayuntamiento tampoco le informa a su oficina de cómo está nuestra situación". Para remachar, declara: "Señores políticos, Entrevías quiere soluciones, no buenas intenciones, con ésas ya se cuenta. Es para reflexionar si se trata de un problema de ignorancia, incapacidad o pasotismo. No olviden que quien siembra vientos recoge tempestades, y por esa parte en Entrevías ya hay mucho viento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios