Examen trimestral a la asignatura de Educación para la Ciudadanía

  • Un profesor, dos alumnos y un padre del instituto Padre Luis Coloma intercambian impresiones sobre la puesta en práctica de esta materia· Unos y otros discrepan sobre si sus contenidos son opinables

Estamos ya casi a finales del primer trimestre del curso, y parece que cada vez son menos las voces contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Según manifestó en su día el delegado provincial de la Consejería de Educación, Manuel Brenes, a su delegación han llegado 147 objeciones de la asignatura, de las que sólo once son de tercero de Secundaria, aquellos que actualmente están obligados a darla. En la provincia no llegan a trescientas las objeciones.

Lo que sí es cierto es que esta materia ha venido precedida por cierta polémica, y por ello, tras unos meses de clase, hemos reunido en el instituto Padre Luis Coloma a un profesor de la asignatura, a dos alumnos y a un padre para que cuenten sus impresiones.

En primer lugar, contar que en este centro han escogido el texto 'Jóvenes ciudadan@s', de la editorial Pearson Alhambra porque, según el profesor, "es muy asequible y trata los temas muy asépticamente". La materia está dividida en nueve grandes temas: Del yo al nosotros, los derechos humanos, sociedades democráticas del siglo XXI, la España democrática, participación ciudadana, la lucha contra la discriminación, desarollo sostenible y consumo responsable, la globalización y la pobreza.

-Remo Camozzi (padre): ¿Y para todo esto hay sólo una hora de clase a la semana?

-Sofía Barroso (alumna): En la hora de tutoría también se suelen tocar estos temas.

- Justo Cuenda (profesor): Sí. En esa hora se suele tocar temas de convivencia y técnicas de estudio.

- Esteban Orellana (alumno): Hoy en la hora de tutoría por ejemplo hemos dado la Constitución.

- J.C.: La Constitución siempre hay que tratarla. Yo que soy profesor de Geografía e Historia la doy en Historia.

- Diario de Jerez: ¿Qué profesores son los que dan la asignatura?

- J.C.: En el caso de este centro está asignada al departamento de Geografía e Historia .

-R.C.: ¿Y los de Filosofía no intervienen?

-J.C.: Si los de Historia estuvieran muy sobrecargados sí se haría, pero en este centro está en este departamento.

-D.J.: ¿Están de acuerdo con la asignatura?

-S.B.: Yo estoy de acuerdo, pero lo que no creo que esté bien es que un partido ponga para estudiar, para nota, opiniones políticas. Yo por ejemplo sí estoy de acuerdo con los matrimonio homosexuales, pero si un día ganara el PP, ¿qué haría? ¿cambiaría el libro?

-J.C.: Es que no se enseña una opinión determinada. Se enseña a opinar y a respetar la opinión de otros.

- S.B.: Pues yo creo que algunas de las cosas que vienen sí son opinables. A mí no me gusta ni el nombre de ciudadanía. Me parece del lenguaje políticamente correcto. Algunos de los contenidos no deberían ser evaluables.

- E.O.: Yo creo que los valores que se enseñan sí son muy adecuados para cuando seamos mayores.

- J.C.: Y también para ahora.

-R.C.: Yo no me siento para nada colisionado por esta asignatura, porque el principal ámbito educativo de un joven es la familia. Que un niño esté haciendo botellona por ejemplo no es un problema del colegio o del instituto, sino un problema familiar. Lo que ocurre es que cada vez se delega más en la escuela, y eso no puede ser. Hay que educar en el esfuerzo, y cuando yo veo los objetivos que plantea esta asignatura comulgo con todos: Reconocer la condición humana en su dimensión individual y social...

- J.C.: Yo asuntos como el machismo lo veo todavía mucho en clase, no es un tema solapado, porque hay niñas que todavía se creen que su papel es hacer las camas, y sus hermanos no la hacen.

- S.B.: Lo que yo veo también es que a la gente de nuestra edad le da un poco igual todo. No se da cuenta del trabajo que cuestan las cosas o no saben siquiera quién es el presidente. De ahí es de donde nacen las dictadoras, de no votar, de ese pasotismo.

-E.O.: Yo creo que el Estado se ha tenido que meter también en este tema de educación es porque las familias no desempeñan este papel, y entonces lo han tenido que hacer ellos.

- R.C.: Lo que a mí me parece también es que la aplicación de esta asignatura ha sido precipitada, tiene cierta indefinición. En este instituto por ejemplo la están impartiendo los profesores de Geografía e Historia, en otros los de Filosofía... Espero que esto poco a poco se vaya ajustando a lo que debe ser, porque además se trata de una asignatura transversal.

- D.J.: ¿Qué reacciones tienen los alumnos ante la asignatura?

-J.C.: Lo que más les llama la atención es todo lo que trata de sexo, y eso que no viene en el índice como tema. Además, muchas veces no funciona el diálogo. Espero que poco a poco se vaya encauzando.

- S.B.: Además, es una asignatura que la gente no se toma tan en serio. Como es solo una hora...

- E.O. y S.B.: Más o menos pasa eso, que no le dan importancia y a los padres les da igual. Incluso hay padres que ven esos libros y dicen que es mentira lo que dicen, o ni los miran.

-J.C.: A mí por lo menos no se me ha quejado ningún padre por esta asignatura.

- S.B.: Pues yo, que vengo de un centro privado, sé que no sólo había padres en contra, sino también profesores. Algunos incluso se daban de baja cuando tenían que tratar algo relacionado con el sexo.

-J.C.: Yo creo que los que se quejan es porque confunden esto con moral, y esto no trata de moral.

- D.J.: ¿Qué resultados ha habido en los primeros exámenes?

-J.C.: Han estado bien, aunque no sé si contestan lo que creen que es políticamente correcto.

- E.O.: Claro. Es que eso son opiniones, unas opiniones a las que se está poniendo nota.

-S.B.: Yo pienso lo mismo, que algunos de los contenidos son opibables.

- E.B.: Yo creo que esta asignatura debería ser un apoyo de los temas que no se tratan en la familia. Creo que si como se ha dicho antes, a los alumnos les interesa sobre todo los temas relacionados con el sexo, es porque esos asuntos no se tratan habitualmente en la familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios