obituario

Fallece a los 92 años el sacerdote Francisco García de Villegas

  • Se le conocía como el cura de los Descalzos al ocupar el cargo de párroco durante más de cincuenta años

Francisco García de Villegas Francisco García de Villegas

Francisco García de Villegas

En la madrugada del pasado miércoles fallecía a los noventa y dos años de edad y tras una larga enfermedad Francisco García de Villegas y Alcázar, el que fuese conocido en la ciudad como el ‘cura de los Descalzos’ al ocupar el cargo de párroco durante más de 50 años.

García de Villegas nació el 27 de diciembre de 1926 en Jerez, concretamente en la calle Arcos. Desde muy pequeño ya sintió la voz del Señor y con tan sólo once años ingresó en el seminario menor de Sevilla, donde cursó la carrera de teología y fue ordenado a los veintitrés años de edad. Su primera Misa la cantó en la parroquia de San Pedro el 8 de junio de 1949. A partir de ahí, fue enviado a Torre Alháquime donde permaneció durante cuatro años en la parroquia de Nuestra Señora de la Antigua. Posteriormente viajó a Sevilla por orden del cardenal Segura para ocupar la plaza de coadjutor en la parroquia de San Bernardo. Luego fue destinado al antiguo convento de Los Descalzos de nuestra ciudad, en la calle Medina, donde prácticamente desarrolló toda su vida pastoral como sacerdote.

Al llegar a Jerez se encontró un templo en estado de ruina según los informes de la época respaldados por técnicos y arquitectos. Y es así como, además de pastorear a la grey que se le encomienda, desarrolló una labor de reconstrucción del edificio tanto en techumbres como en los muros de la fábrica del antiguo templo conventual de los franciscanos descalzos. Además, también edificó la casa del cura que actualmente está insertada en el complejo que perteneció al antiguo convento de los Descalzos.

Durante más de cincuenta años estuvo al frente de la feligresía de la zona de Medina, estando también al cargo de la dirección espiritual de su hermandad de toda la vida como fue la Amargura, cuya devoción a la Santísima Virgen siempre le acompañó. Destacar que compartió esta labor de director espiritual también con la antigua hermandad de las Angustias. Además, fue notario del arzobispado hispalense y ocupó lugar durante muchas décadas en el Tribunal de la Rota.

Buen conversador, hombre culto y afable, su talante le propició siempre ser una persona muy humilde, cercano a todos los feligreses y atento siempre a los problemas de todos los que acudían a él. Destacar que durante años siempre estuvo al servicio de las familias de la feligresía formando a los hijos de éstas con clases particulares en las que destacaban las de latín y griego.

Tras una larga y grave enfermedad, Francisco García de Villegas entregó al Señor su espíritu no sin antes haber estado hasta hace poco, a pesar de su avanzada edad, muy vinculado a la parroquia en la que se entregó en cuerpo y alma.

Hoy, a las once de la mañana, en su parroquia de San Juan Bautista de los Descalzos, se oficiarán las honras fúnebres por su eterno descanso, que estarán presididas por el prelado de la Diócesis de Asidonia-Jerez, José Mazuelos Pérez. Descanse en paz este hombre de Dios y que la tierra le sea leve.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios