Firmas para evitar el cambio de sede del CADF

  • Investigadores y personalidades del mundo del flamenco pedirán a la Junta que los fondos continúen en el Palacio Pemartín

Una imagen del patio del Palacio Pemartín, sede actual del CADF. Una imagen del patio del Palacio Pemartín, sede actual del CADF.

Una imagen del patio del Palacio Pemartín, sede actual del CADF.

Un nutrido grupo de aficionados, investigadores y personalidades vinculadas al flamenco más metódico han comenzado a recoger firmas con la intención de solicitar, de una manera formal, al gobierno de la Junta de Andalucía, en concreto al consejero de Cultura Miguel Ángel Vázquez, que el Centro Andaluz de Documentación del Flamenco se mantenga en la sede en la que está situado desde hace más de 25 años, el Palacio Pemartín.

Del mismo modo, los manifestantes han querido defender la labor de los técnicos y trabajadores del CADF, sobre todo después de las palabras de la alcaldesa Mamen Sánchez el pasado 12 de marzo en la rueda de prensa de balance del Festival, en la que aseguró que "cuando se pide una documentación no está disponible antes de dos horas".

La carta defiende la labor diaria del personal del CADF tras las palabras de la alcaldesa

La carta en sí, que ya está circulando por los espacios flamencos, recoge:

Los abajo firmantes, estudiosos, investigadores o amigos del arte flamenco, usuarios de los servicios documentales que ofrece el Centro Andaluz de Documentación del Flamenco (CADF), en su sede del Palacio de Pemartín, en la jerezana Plaza de San Juan, edificio con valor histórico y categoría arquitectónica acorde con la dignidad y la altura del arte que acoge, queremos manifestar lo siguiente:

Durante años, hemos podido asistir al crecimiento de sus fondos y a la importancia de los mismos, hasta convertir al Centro jerezano en un referente mundial para el estudio y conocimiento de esta esencial manifestación de la cultura andaluza. Hemos apreciado igualmente la paciencia e inteligencia con que han sido inventariados, ordenados, clasificados o digitalizados en cada caso, para garantizar su preservación y difusión. Y todo ello pese a las carencias que, durante algunos periodos, la institución ha tenido que soportar.

Hay que destacar que una parte importante de estos fondos proviene de donaciones de destacados profesionales o coleccionistas que han depositado su legado en el CADF confiando en la profesionalidad de sus técnicos y convencido de que lo hacían en una institución plenamente reconocida en el mundo flamenco, nacional e internacional, como el más importante centro de documentación de este arte.

Esa confianza tiene mucho que ver con la alta profesionalidad en la gestión de esos fondos y en la atención que el centro ha dispensado a sus usuarios; un servicio que deseamos subrayar y que, en muchas ocasiones, ha ido acompañado de sugerencias especializadas que han podido abrir nuevas pistas en nuestros trabajos de investigación.

Por último, no comprendemos las razones del anunciado traslado de su sede ni las posibles ventajas de una nueva ubicación que lo reducirá a ser una parte de un macro proyecto cuyas respuestas funcionales nos llenan de dudas. Por otra parte, no podemos dejar de expresar nuestra preocupación por el deterioro, disgregación o pérdida de sus fondos, en muchos casos de carácter muy delicado, que pudieran producirse como consecuencia del cambio tan inexplicable de su situación actual.

Es por ello por lo que, para bien de los estudios flamencos y por el valor que otorgamos a la excelencia documental de su contenido y al modo en que se gestiona, solicitamos que se tomen las medidas necesarias para garantizar la permanencia del Centro Andaluz de Documentación del Flamenco en su sede del Palacio de Pemartín.

Según ha podido conocer este Diario, no será la única iniciativa a poner en marcha sobre este asunto, ya que en los próximos días un grupo de ciudadanos pretende recoger, a través de la plataforma digital change.org, más firmas con esa misma intención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios