Fivesur desaloja la sede para vender el solar y un grupo de acreedores intenta impedirlo

  • Los proveedores concentrados a las puertas aseguran que quieren "hacer negocio" con la maquinaria

Comentarios 8

Las tensas relaciones entre los nuevos propietarios de Fivesur y un grupo de acreedores, los más escépticos sobre la posibilidad de cobrar la deuda tras el cambio de titularidad en la constructora jerezana, propiciaron ayer un nuevo enfrentamiento entre las partes, esta vez por el desalojo de la sede de la empresa, que los proveedores trataron de impedir concentrándose a las puertas.

El conflicto se desató con la llegada de un camión de grandes dimensiones a la sede de Fivesur en la barriada Las Flores, según señalaron desde la empresa, para limpiar la chatarra acumulada en la zona y desalojar el edificio a fin de poder vender el solar, para el que tienen una propuesta de compra, y destinar el dinero al pago de la deuda.

El grupo de proveedores, en este caso seis o siete, interpretó que la intención de la empresa era llevarse la maquinaria que los nuevos propietarios han podido recuperar en las últimas semanas de las obras paralizadas para "hacer negocio vendiéndolas fuera del país, -la matrícula extranjera del vehículo despertó las sospechas de los acreedores- y quedarse con el dinero", señaló uno de los presentes.

Los proveedores impidieron durante varias horas con su presencia la carga del camión hasta encontrar un notario que levantara acta de la presencia del cambión y de cualquier material que saliera de la sede de Fivesur, objetivo que finalmente lograron pasadas las ocho de la tarde.

Un responsable de la empresa mostró su indignación por los problemas que están encontrando por parte de una "minoría de acreedores" en su intento de "sacar a flote" a Fivesur. "Lo más fácil sería que mañana recogiéramos y nos fuéramos", apostilló el empresario, quien pidió "tiempo y calma" para culminar el proceso que emprendieron con la adquisición de la constructora, que según los cálculos de los nuevos propietarios, arrastraba una deuda de 24 millones a proveedores y bancos.

Los compradores de Fivesur también se comprometieron a asumir la plantilla, con la que, según pudo saber este medio, se está al corriente de pago en las nóminas , mientras en las próximas horas está previsto liquidar a los más de 150 empleados que o bien se han acogido a las bajas voluntarias o bien han sido despedidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios