Fivesur garantiza enero a los empleados, pero ni un mes más

  • La plantilla denuncia que las obras rentables han pasado a manos de la empresa del cuñado de uno de los socios de la constructora jerezana, quien afirma que "intentamos salvar la parte sana de la empresa"

Comentarios 36

Los trabajadores de Fivesur SL han decidido denunciar su situación en los juzgados porque "nadie da la cara". Les prometieron que cobrarían la nómina de enero ayer por la mañana, después les comunicaron que por la tarde y finalmente les emplazaron a hoy, lo que les lleva a dudar abiertamente de las verdaderas intenciones de una empresa en 'quiebra técnica'.

El militante socialista Raimundo Huertas, cuyo papel ha sido determinante para intentar solucionar la crisis de Fivesur SL, aseguró a este medio ayer por la tarde que "ya está firmada la transferencia para que mañana -hoy para el lector- reciba el dinero Fivesur y puedan cobrar los empleados". Una parte de la nómina la gestionó, dijo, él mismo, que al tiempo es uno de los acreedores de la constructora: un millón de euros le deben a su empresa Cerrajería Estella.

Trabajadores que no ven claro su futuro se preguntaron ayer "cómo es posible que se comprometa a buscar nuestro dinero siendo el primer acreedor". Y sus dudas van más allá, porque Fivesur SL, dicen, "está facturando la unidad de negocio más importante que aún le es rentable" -las obras que le encarga la cadena de supermercados DIA- a la constructora Andaluza de Servicios y Mantenimientos Seriman SL", administrada por el propio Raimundo Huertas. ¿Por qué? Empleados y proveedores saben que éste es cuñado de Antonio Saborido, administrador único de Fivesur, y sospechan "que están ganando tiempo para quitarse de en medio", con lo que entienden que les pertenece en cierta medida.

Huertas, por su parte, aclaró ayer al respecto que nada más lejos de la realidad: "De los 27 contratos que tenía Fivesur -expuso-, tras los últimos meses de crisis, sólo quedan 3 ó 4, porque la mayoría de promotoras ha rescindido sus contratos. Casi todas eran obras en pérdidas, pero DIA era la más rentable. Tras rescindir ésta con Fivesur, nos llamó para que continuásemos los mismos proveedores con el trabajo si éramos capaces de encontrar una salida. Y hallamos la mejor solución para las tres partes, ya que a la vez hemos podido rescatar a unos 60 trabajadores de Fivesur que voluntariamente se han dado de baja, renunciando a la antigüedad y otros derechos para venirse con nosotros, pensando en su futuro". Hablando también como portavoz de Fivesur (como ha hecho con proveedores y empleados), Huertas aseguró que intentan "rescatar a más trabajadores con otras unidades de negocios que sí funcionan". "El resto -informó-, cobrarán enero, pero no se les garantizará más el pago".

Hay una última (remota) posibilidad de sacar del pozo a la constructora. El viernes, en Sevilla, la dirección general de la Consejería de Empleo se reúne con los socios de Fivesur, representantes de los trabajadores y de los proveedores, así como con los directivos de varias entidades bancarias "para buscar una solución viable". "Si la reunión no sale bien, hay un 99% de posibilidades de que se suspendan los pagos", reconoció Huertas.

No está de más recordar que Huertas fue quien pidió al consejero de Empleo, Antonio Fernández, que mediara entre la banca y la constructora para que le concedieran una línea de crédito que le permitiera salir a flote. Finalmente esta operación a corto plazo "ya no vale", afirma, y ahora se intenta una a largo que permita "reconducir la situación y reestructurar la plantilla". Hasta ahora, ni siquiera el hecho de que la Junta se comprometiera a dar la cara ante los bancos si Fivesur no cumplía sus compromisos aceleró la operación bancaria. Muchos dudan de que cambien de opinión. Y a sabiendas de que algunos recelan de él -sobre todo proveedores y empleados que han quedado 'fuera de juego' con las líneas de negocio que funcionan-, Huertas esgrimió que "llevo tres meses, día y noche, buscando inversores y la financiación de la banca con ayuda de la Junta, también pensando en los trabajadores. ¿Matamos Fivesur o salvamos la parte sana? Lo razonable es salvar la división que funciona, ¿no? Buscamos una salida para que vaya al paro el menor número de personas y si conseguimos financiación, volverá la carga de trabajo y se podrá pagar a los proveedores. Tratamos de rescatar al menos el 50% de la plantilla. Y Antonio, mi cuñado, ha fidelizado a DIA en Andalucía y Extremadura. Y junto a él, pocos han puesto más que yo la carne en el asador", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios