Pregón de la semana santa 2012

García Pomar abre su corazón en un pregón de júbilo ante la Semana Santa

  • El pregonero ofreció una proclamación llena de vivencias, muy unida a las edades del hombre y del cofrade, compartiendo sus devociones, recuerdos, anécdotas y defendiendo a la Iglesia y a las hermandades

Comentarios 9

Ignacio García Pomar ofreció ayer, eminentemente, un canto de alegría y de exaltación de la Semana Santa; de los valores de las hermandades, se su vigencia evangelizadora, social y espiritual; de los grandes dones que proporciona a la sociedad, como vertebradora de la misma, por su papel introductor en la fe y en la promoción del culto. Defendió la vida por encima de todo y a la Iglesia, que la referenció en tres sacerdotes para él 'espejos' de absoluta entrega, devoción y fidelidad al ministerio: el padre Bellido, el cura Carlos y el padre Jesús, a los que estuvo especialmente unido: "Esa Iglesia que no tiene horas, esa Iglesia que acompaña en el dolor y en el sufrimiento, esa Iglesia de los que nadie quiere, esa Iglesia humilde y sencilla, esa Iglesia digna servidora de Cristo y de los hombres que da siempre todo sin esperar nada a cambio". A la ejemplaridad cofrade le puso algunos rostros. No censuró, ni criticó; no exhortó al mundo cofrade sobre lo que no estaba bien, ni tampoco pontificó sobre cómo hay que hacer las cosas. Hizo un canto a la Semana Santa echando incienso al mundo cofrade y a sus grandes valores, junto al júbilo de la llegada de una nueva Semana Santa.

Seguramente el pregonero pensó que con la que le 'está cayendo' al mundo cofrade por diferentes circunstancias, ante todo el agrio debate planteado desde diferentes 'frentes' con los palcos como excusa y la decisión de la alcaldesa de encajarle el asunto a las cofradías, debía plantear el pregón no como una plataforma reivindicativa y de réplicas, sino dándole el carácter y la función que tiene: anunciar la Semana Santa. Y lo hizo básicamente es prosa excepto en varios momentos con tres romances y algunas décimas, abriendo su corazón, compartiendo sus devociones y contando su 'vida' cofrade con los suyos, los que de forma sólida le enseñaron a amar a Cristo y María; los que les abrieron a los misterios cofrades y le dijeron cómo ver a las cofradías, cómo meterse bajo un paso, cómo dar izquierdos y costeros o cómo tirar de la cintura para mecer a la Madre de Dios bajo palio.

Estructuró su obra por bloques entrelazados con un hilo conductor, las edades del hombre: niñez, juventud, madurez y la vejez, ésta última con especial énfasis ya que a los mayores de las hermandades estuvo dedicado el pregón como homenaje por su legado. Tomó como base su propia existencia y vivencias en esas etapas de la vida, excepto la ancianidad, mezclándolas con experiencias que son comunes en la vida del cofrade. Fue un recorrido por sus grandes decisiones tanto en su vida como en su recorrido cofrade. Tacho es costalero, es cofrade comprometido, es hermano fiel a sus cofradías, es padre de familia, amante de la estética y del arte. En su faceta costalera - "lo más bonito del mundo el centro de tu vida" - homenajeó a Paco Sacrificio, fallecido este año, a José Alfonso Reimóndez 'Lete', al Papi… y confesó como le vino la vocación de la trabajadera: viendo a la Coronación por calle Bizcocheros siendo un niño y ante Sacrificio mandando: "¡Sacrificio para el paso y pósalo sobre el cielo. Porque los niños de hoy y no solo los de ayer quieren ser sus costaleros!". En la Cena obtuvo la confirmación de su ser costalero y en la Soledad, cumplir con una devoción familiar. Todo esto se reflejó en la aproximadamente hora y tres cuartos que duró el pregón, que lo abrió la marcha Cristo de la Lanzada a la que siguió Soledad de Villatoro y rematando Corpus Cristi, todo my bien tocado por la Banda Municipal. Su tío, Fernando García Gutiérrez, jerezano, sacerdote jesuita, conocedor de nuestro movimiento cofrade y delegado de Patrimonio de la archidiócesis de Sevilla. De Tacho dijo que "viene a comunicarnos su propia experiencia. No hubiera aceptado hacer esta presentación sin no estuviera convencido de su valía. Tacho ha sabido vivir hasta el fondo la Semana Santa. No sabe separar la cruz de Cristo de los otros misterios de la vida". En el escenario se colocó la antigua Cruz de Guía de la hermandad de la Cena -homenaje a los mayores- los cuatro faroles entrevarales del palio de la Paz y un detalle que dice mucho de sus devociones, el cuadro de la Merced que se vio detrás del padre Jesús en su pregón. Un conjunto que define buena parte del devocionario del pregonero. Las flores, cinco grandes centros de calas blancas.

El protocolo cambió. Arriba, sólo el obispo, el presidente, el presentador y la alcaldesa todos mirando al pregonero. Tuvo sus momentos especiales a los hitos de este año como el cincuentenario de La Estrella: "porque vosotros queréis, y porque así Dios lo entiende, La Salle la ha coronado. Y una corona de estrellas colocó sobre sus sienes". La Candelaria por su participación en el histórico Via Crucis de la JMJ del pasado verano: "nunca estaremos lo suficientemente agradecidos a esta hermandad que en los años cincuenta hizo de la humildad su bandera y en el 2011 con la misma humildad levantó la enseña de jerez ante la mirada de un Papa alemán, que quien nos lo iba a decir, nos dio rango de dignidad y muchísimo cariño ante los ojos de todo el orbe católico".

El Cristo de la Expiración, por el poder de atracción que tiene y por su estética diferenciadora; La Vera Cruz por sus años como alumno Marianista y la amistad que conserva con antiguos alumnos que siguen cada Jueves Santo vistiendo la túnica verde y negra; y de forma obligada a su hermandad de la Cena, la de Amor y Sacrificio, con estrechos lazos familiares entre ellos el de su presentador; la hermandad de la Entrega que le hizo hermano honorario perpetuo; y La Lanzada en la que 'viven' algunos de sus buenos amigos.

Defendió la vida e hizo una reivindicación a favor de la reapertura de la iglesia de Santiago: "que no puede quedar en el olvido , no es más que el testimonio explícito del hecho de haber tocado fondo". Sus devociones predilectas estaban claras y así se constató en su pregón. La Soledad: "Nadie llora como tú Soledad de la Por vera. Y es que en toda la ciudad se desbordan tus tristeza porque en el mundo no hay nada que pueda igualar tu pena. Te miro y siento nostalgia de tu señorial presencia cuando en la noche del Viernes suspiras por la por vera".

Y la Cena y la Paz. De cómo su madre le vistió con la túnica blanca del palio y prefería la de la capa roja. De su entrada como costalero del Señor: "Martín comenzó a señalarme el camino del resto de mi vida hasta hoy", y de las desconfianzas que quedaban en su progenitor ante este reto. De los que están y los que s se han marchado junto al Padre y sobre todo esfuerzo, sudor y compás en el Lunes Santo: "En la penumbra andamos, nada vemos más la tenue luciérnaga se enciende virando en luz de fuego incandescente invade por doquier el lunes santo acercándote a mí, Señor ,silente. Poco a poco te vemos y sentimos u aunque como Tomás no te creímos no nos dejas quedarnos a esta suerte roto de sol señor roto de entrega abres la puerta de tu compañía regalándonos quien lo diría¡ Tu Cuerpo y sangre ,Pan Vino y agua¡. Caminando de frente largo y seco recibimos la gracia de tus manos y entre destellos te glorificamos con nuestro pobre esfuerzo costalero al cielo ya te izamos bravamente agradeciendo tu comunión en vida y el sol buscando el cáliz de justicia no deja con cariño de alumbrarte pues no habrá eucaristía si nos faltara la justicia que tú nos has sembrado y el mundo asistirá desconcertado a la pérdida absoluta de tu gracia. Roto de Amor, Señor, Roto de fuego quemas el alma intransigente y sola y alumbras con calor hasta la alcoba del hijo que te busca con denuedo. En Tornería no dejes de llamarnos pues la vida es muy corta y todo acaba menos tu amor que en gozo nos hermana cuando roto de vida vuelves a San Marcos".

Terminó haciendo una promesa, volver a vestir la túnica cuando deje de ser costaleros y "volveré a ser nazareno de la Virgen porque, como me dijo mi madre, somos de la Virgen".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios