Garvey reconoce la excelencia

  • Entrega de los I Premios 'Conde de Garvey' a Álvaro Domecq, José Joly y la Fundación San Telmo

El Grupo Garvey entregó ayer los I Premios 'Conde de Garvey' a la excelencia profesional a Álvaro Domecq, José Joly y la Fundación San Telmo. 'Conde de Garvey' es uno de los productos 'estrella' de la bodega, un brandy gran reserva de una calidad excepcional y con el que el grupo ha querido nombrar también estos premios. El director de Expansión de Nueva Rumasa, Rufino Romero, hizo precisamente mención a ese "maravilloso espirituoso" para premiar "el trabajo, la tenacidad, la profesionalidad y el ejemplo para la sociedad" que aspiran a convertirse estos premios. El estuche de brandy, un diploma y una copa de Pinto Berraquero para la Fundación Zoilo Ruiz-Mateos fueron los tres presentes que recibieron los tres premiados.

Álvaro Domecq fue el primero en recibir su premio, aunque fue el último en dirigir unas palabras al público que se reunió, unas doscientas personas. Fue Fernando Martínez de Irujo el encargado de hacer una glosa de su trayectoria, tanto en su vertiente taurina y ganadera como de promotor de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, con el tiempo uno de los grandes referentes turísticos de Andalucía. Álvaro Domecq ensalzó, en primer lugar, la labor de los otros dos premiados y de la propia familia Ruiz-Mateos, con un recordatorio especial tanto para José María como para su esposa Teresa, que no estuvieron presentes, aunque sí cuatro de sus hijos, Alfonso, Socorro, Álvaro y Paloma. Álvaro Domecq, emocionado, recordó a su padre y le dio las gracias a todo Jerez por este galardón.

José Joly Martínez de Salazar, editor y presidente del Grupo Joly, recibió el premio en reconocimiento a la expansión llevada a cabo y que le ha convertido en el primer grupo de prensa regional de capital andaluz con cabeceras en siete de las ocho provincias de la comunidad autónoma. José Joly agradeció el "honor" de la distinción a la familia Ruiz-Mateos y señaló que dicho premio sirve para reafirmar los vínculos de Diario de Jerez (uno de los nueve rotativos del grupo) con su ciudad desde su fundación, hace ya 23 años. Joly recordó también la estrecha relación existente entras ambos grupos empresariales, una relación que, desde su punto de vista, va más allá de lo comercial, a la vez que hizo también referencia al arraigo de las dos empresas en la sociedad jerezana, salvando las distancias de que el nombre de Garvey lleva en Jerez dos siglos. "Se trata de un reconocimiento al arraigo de Diario de Jerez en la sociedad jerezana, un reconocimiento que no puede venir de un sitio mejor que de una empresa tan simbólica como es Garvey y la emprendedora familia Ruiz-Mateos". El premio le fue entregado a José Joly por Lourdes Dávila, precisamente condesa de Garvey.

El tercer premio -en orden de entrega- fue para la Fundación San Telmo, que acaba de cumplir veinticinco años. Fue recibido por el presidente de la Fundación, Eustasio Cobreros, de manos del sacerdote Fernando Cruz-Conde, vicepresidente de Cajasur. Cobreros hizo referencia en primer lugar a la solera de las bodegas San Patricio (más de 12.000 botas o, lo que es lo mismo, unos 6 millones de litros de vino) y mostró su satisfacción por compartir premio con dos "referentes" como Álvaro Domecq y José Joly. A continuación, hizo hincapié en que la Fundación San Telmo se dedica a la formación no solo de empresarios y ejecutivos de empresas, sino también de dirigentes de instituciones sin ánimo de lucro, como hospitales o incluso corporaciones públicas. Cobreros destacó la especialización agroalimentaria que con el tiempo ha ido desarrollando la Fundación, "que nos ha llevado a convertirnos en un referente para toda Europa por las investigaciones que desarrollamos en este sector". Cobreros señaló que en estos veinticinco años, la Fundación se ha consolidado en Andalucía, Extremadura y el norte de África, pero recordó también la existencia de cursos en Madrid y Bilbao. Por último, Cobreros recordó que 25 años no es nada para una escuela de negocios, comparado con la trayectoria histórica de Harvard, Fontainebleau o London Business School, "a los que sin duda vamos a alcanzar", dijo, entre la sonrisa y el aplauso del público.

El acto lo cerró Alfonso Ruiz-Mateos, tras invitar a subirse al escenario a sus tres hermanos presentes. En primer lugar, quiso destacar la "admiración de su familia" por los tres premiados, a la vez que agradeció la asistencia "a este humilde reconocimiento que les han querido hacer mi padre y mi madre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios