Gitanas y rocieras en la Pasarela Jerez 09

  • Vega, 'RocíoMartín', 'Araceli Curado', Jarén, 'Lina' y 'Flamenka' exhibieron sus tendencias

El Salón del Misterio de los Museos de la Atalaya volvió a reunir ayer a lo más florido de la moda flamenca española en la que fue su tercera jornada de exhibiciones de la Pasarela Flamenca Jerez 09.

En esta ocasión presentaron sus repertorios las hermanas González Fuentes (Rocío e Isabel), propietarias de la firma 'Flamenka' con su serie 'Flamenka con Flekos'; Carmen Vega con la serie que tituló 'Bajo el Sol de las Arenas'; la firma 'De gitana' perteneciente a la casa 'Rocío Martín' con 'Pa ti Lunares'; Araceli Curado con su 'Inspiración'; Carmen Jaren con una colección que dio en llamar como su apellido, también 'Jaren'; y por último la empresa 'Lina', perteneciente a la diseñadora Rocío Montero, que tituló su muestra 'El Jardín de la Alegría'.

Los desfiles comenzaron pasado el medio día con las piezas de 'Flamenka con Flekos', cuyo título hacía referencia a la importancia que las diseñadoras quisieron otorgarle a los mantones como complemento casi indispensable para sus vestidos.

Este año sus propuestas fueron los trajes enterizos y los colores de moda, es decir, los rojos y los morados, -una tonalidad esta última que ciertamente está tomando bastante fuerza esta temporada-.

Aunque cabe decir que arriesgaron con los tintes pastel para vestidos más dulces que sensuales, pensados para el día.

Se trató de una colección muy delicada que transmitió la sensibilidad y el cariño con que la casa 'Flamenka' cortó artesanalmente cada una de sus piezas.

Con abalorios de gran tamaño, sus vestidos resultaron uno de los más aplaudidos del día.

La segunda en mostrar sus propuestas fue la puertorrealeña Carmen Vega, que en la actualidad colaboradora con el programa que emite Canal Sur TV 'Se llama Copla'.

Su repertorio 'Bajo el Sol de las Arenas' obtuvo una gran acogida por parte del público dado a que su colección estaba inspirada en El Rocío en vez de en la Feria. Un punto de partida lo suficientemente diferenciador como para captar el interés de los espectadores, que observaron atentos como la seda y los linos bordados a pesar de ser tejidos de gran nobleza, pueden sufrir 'las arenas' en perfectas condiciones de comodidad.

Compuesta por vestidos semicortos, camisas con grandes cuellos y faldas de enorme volumen, los colores que planteó esta onubense de adopción para sus atuendos fueron en su mayoría cálidos .

En cuanto a sus complementos, destacaron sus peculiares flores y, como no, los característicos botos rocieros con que acompañó sus creaciones.

Posteriormente, la firma 'Rocío Martín', que tan acostumbrada empieza a tener a la concurrencia a sus espectaculares cortes, 'hizo la pasarela' vistiendo a las niñas con su marca 'De Gitana' con dos líneas de vestidos bien diferenciadas entre sí, una pensada para la Feria y otra para el 'Rocío'. Cabe destacar que para la segunda fórmula, la década de los setenta volvió a servir como fuente de inspiración para las tres diseñadoras que conforman 'Rocío Martín'.

Un motivo recurrente que a lo largo de esta temporada ha servido también de numen a colegas de profesión como Mati Solana y Aurora Gaviño para sus colecciones 'De todas Ferias' y 'Flower Power', respectivamente.

Los suyos -de 'Rocío Martín'-, volvieron a ser unos de los mejores lunares de la edición. Con volantes de todo tipo, tanto largos casados con otros más pequeños y rizados, como largos simples llenos de versatilidad y gran caída, las tendencias que impuso 'Rocío Martín' tuvieron un gran relieve.

Acompañaron sus vestidos con abalorios muy coloridos de la firma 'Sole Complementos'.

A continuación 'Araceli Curado' fue la encargada de de hacer de los vuelos, los volantes, los lunares, los encajes y los tafetansedas, todo un espectáculo de luz y color. Mara Pagliery, hija de la diseñadora que da nombre a la firma, presentó unas creaciones fruto de los esbozos compartidos con el nobel diseñador Kike Alos, que resaltaron maravillosamente las figuras femeninas de las maniquíes gracias a sus amplios escotes, a las vistosas espaldas, a los talles bajos y al enorme volumen de sus volantes.

Seguidamente, la ganadora de SIMOF-Salón Internacional de la Moda Flamenca- en 2002, Carmen Jarén, presentó una colección espectacular. ''Jarén'', destacó no solo por la originalidad a la hora de 'decorar' los vestidos con maravillosas pinturas de flamencas (haciendo de las prendas auténticas obras de arte) sino también por presentar unos rojos, de luz espectacular. Se trató de unos ropajes minuciosamente elaborados y de aires muy vanguardistas. La elegancia de sus volantes, las mangas al codo, lo curioso de sus largos, a media pierna y al tobillo (en cualquier caso muy favorecedores), dotaron a sus vestidos de una pureza de líneas que rozaron la perfección.

Clausuró la jornada el desfile de la casa sevillana 'Lina', una veterana firma integrada por Marcelina Fernández y Francisco Montero, un matrimonio que cuenta con varias décadas de recorrido profesional exitoso.

Su repertorio, 'El Jardín de la Alegría', estuvo inspirado en las flores de primavera, así es que sus piezas aumentaron en belleza con complementos como las flores naturales y los enormes mantones abrochados a la cadera.

Los lunares negros volvieron a la palestra acompañados de abalorios del mismo color, las líneas de sus paños, suaves y elegantes, estuvieron cargadas de fuerza. Introdujeron formas novedosas y resucitaron los cortes más clásicos a media pierna y los de corte imperio, mostrando infinidad de volantes y cuerpos cosidos en patchwork, que causaron sensación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios