Grupo Osborne compra las marcas clásicas de Domecq a Pernod Ricard

  • El acuerdo se cerró definitivamente ayer en París · La multinacional francesa mantiene la distribución en mercados como Filipinas, lo que ha sido concluyente · La operación incluye catorce etiquetas

Comentarios 15

Osborne ha cerrado la compra de las marcas clásicas de Domecq. Pernod Ricard ratificó ayer en París el acuerdo alcanzado días atrás por su filial española para la venta a Osborne de catorce de sus marcas de vinos y brandy, entre las que hay que destacar 'La Ina', 'Río Viejo', 'Carlos I', 'Carlos III' y 'Felipe II'.

La venta, tal y como adelantó en su día este medio, no incluye la marca Domecq (de hecho Pernod llama así desde la compra de Allied en 2005 a toda su división de vinos españoles) ni Domecq sherrys (marca propia que se exporta en su totalidad).

En cuanto a la elaboración de las marcas adquiridas ayer por Osborne hay que señalar que, por el momento, continuará en manos de Beam Global (antiguas Bodegas Domecq). El comunicado emitido por la multinacional francesa y el grupo portuense no recoge el período de duración de la 'residencia' de las marcas, aunque fuentes del sector señalaron a este medio que el plazo previsto en principio es 2010.

El mismo escrito, muy escueto, recoge que la operación "está en línea con la estrategia de Pernod Ricard de enfocarse en sus marcas principales y para Osborne este portafolio completa su cartera actual y da un paso más en su estrategia de crecimiento a través de adquisiciones que aporten sinergias". Dicho de otro modo, Pernod se está deshaciendo de marcas que no considera prioritarias en su empeño por hacerse con otras como el vodka 'Absolut', y Osborne alcanza una posición hegemónica en el brandy.

El montante de la operación no ha trascendido, aunque distintas fuentes del sector lo sitúan entre los 45 y los 55 millones de euros.

Las buenas relaciones comerciales existentes entre Pernod y Osborne han sido muy importantes para cerrar este acuerdo. Las dos compañías cuentan con varias alianzas, entre las que destaca la distribución que efectúa Osborne en España de la marca Seagram's o la que realizar Pernod Ricard en varios países de Sudamérica del brandy 103. Las dos partes señalaron que como "fruto de este entendimiento Pernod Ricard continuará distribuyendo en algunos mercados, como por ejemplo Filipinas [segundo mercado del brandy], las marcas que ahora pasan a ser propiedad de Osborne". Este es un tema fundamental, ya que es paradigmático de la apuesta francesa por mantener la distribución de las marcas en la mayoría de los mercados. Desde el primer momento en que se abrieron estas complejas negociaciones quedó claro que en el acuerdo final, junto al tema estrictamente monetario, la distribución iba a ser básica.

Hay que recordar que han sido tres las ofertas que Pernod Ricard ha recibido por las marcas de Domecq, todas ellas de grupos del Marco de Jerez. Osborne se ha impuesto a las ofertas presentadas por el Grupo Estévez y Nueva Rumasa. Mientras que el primero no ha emitido ninguna comunicación al respecto, el holding de la familia Ruiz-Mateos ha hecho distintas declaraciones públicas a lo largo de la última semana, señalando incluso que su oferta superaba en 12 millones de euros a la mejor de las otras dos.

Beam Global finalmente no concretó una oferta, un rumor que surgió después de que Pernod Ricard se tomara su tiempo en dar el placet definitivo a una decisión que ya había tomado días antes la filial española.

Por último, Beam Global recordó ayer, para tranquilizar a la plantilla, que las marcas que actualmente elabora afectadas por la venta [sin hablar de ella] no superan el 6% de su producción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios