Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

Impuestos

El IBI de los agricultores se pone a mil

  • Rubalcaba se interesa por la desorbitada subida del impuesto de bienes inmuebles rústico, que según Asaja experimenta aumentos de hasta el 2.500% en el término municipal tras la revisión del catastro

Comentarios 21

Economía

Los agricultores del término municipal, como el resto de ciudadanos, no escapan a la fuerte subida del impuesto de bienes inmuebles (IBI) derivada de la revisión catastral que, tras casi dos décadas, se realizó a finales del año pasado en el término municipal.

La diferencia entre el IBI urbano y el rústico, sin embargo, es que mientras que para el primero el Ayuntamiento ha previsto un mecanismo que amortiguará el impacto de la actualización, en muchos casos hasta el triple del valor anterior, por el que se limita al 7% la subida del impuesto, en el segundo, agricultores del término municipal se están encontrando con subidas que oscilan entre el 1000% y el 2.500%.

Un "escándalo, un gran escándalo" ante el que Asaja ha decidido tomar cartas, por lo pronto, habilitando un servicio gratuito de asesoramiento a sus afiliados, que disponen únicamente de un mes para recurrir, con lo que el secretario provincial de la organización agraria, Cristóbal Cantos, teme que "muchos, más aún cuando hablamos del campo, donde las noticias siempre llegan tarde, se enteren cuando ya se haya cumplido el plazo".

Además, la patronal agraria aprovechó la visita ayer del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, con el que las organizaciones agrarias mantuvieron un encuentro en su calidad de candidato del PSOE al Congreso por la provincia, para darle a conocer el problema y solicitar su mediación.

Según explicó el secretario de Asaja-Cádiz al término de la reunión, Rubalcaba ya tiene en su poder "la información que nos ha solicitado" y "esperamos que nos dé una respuesta pronto", pues "la valoración catastral de construcciones agrícolas, como los invernaderos, que nunca han sido consideradas como tal representa unos incrementos absolutamente desorbitados y fuera de contexto del coste del IBI para los propios agricultores", en otras palabras, supone "una actualización directa y sin anestesia".

El propio Cantos explicó que ayer por la mañana recibió a algunos de los afectados y que están "tremendamente preocupados por su incapacidad para dar una respuesta a unos incrementos que van desde una cotización actual de 150 o 200 euros de IBI a 1.500 o 1.600 euros para este año".

En el peor de los casos, relató el responsable agrario, "hay un agricultor que tras pagar en 2007 60 euros se encuentra con que este año le sube el impuesto a 1.500 euros, algo que no se puede entender, más aún cuando se está gravando a explotaciones agrícolas que no reciben servicios a cambio".

A tenor de la información recabada por Asaja, que considera "el colmo de los colmos la consideración de inmueble para los invernaderos, que no son más que plásticos para proteger los cultivos", Cantos tiene claro que "la revisión catastral se ha hecho en los despachos sin conocimiento de causa. Vamos, que es fruto de un ignorante que no tiene el menor conocimiento de la actividad agrícola".

Por otra parte, a petición de Asaja, Rubalcaba también se comprometió ayer a estudiar la parcelación y ocupación de nuevas cañadas, problema que ha surgido a raíz del inicio de los procesos de legalización de construcciones que ocupaban vías pecuarias. A juicio de Cantos, "conforme se anuncian que se están legalizando instalaciones o se van a legalizar se está fomentando la ocupación de nuevas cañadas y eso es un problema que nos preocupa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios