En Jerez se firma una media de 360 contratos diarios, sólo 15 indefinidos

  • La ciudad supera las cien mil altas en un mismo año y casi duplica la cifra de 2006 · El elevado paro registrado se explica, no obstante, por la temporalidad, que afecta al 94,7% de las contrataciones

42%

Jerez se ha convertido en líder indiscutible de la contratación en la provincia, título que comparte sin embargo con el dudoso honor de ser la capital del paro. Pero el registro de los contratos firmados en la ciudad es envidiable, ya que la cifra total en los diez primeros meses del año se eleva por encima de las cien mil, a razón de 360 contratos diarios, o lo que es lo mismo, una media de 15 a la hora.

A falta aún de los dos últimos meses del año, que servirán para redondear la cifra récord, la alta contratación alcanzada en lo que va de año sigue sin ser solución para combatir el lastre del desorbitado paro que arrastra la ciudad desde hace décadas, entre otras causas, porque la gran asignatura pendiente para el término municipal sigue siendo la temporalidad del empleo que se genera, lo que provoca que una misma persona pueda firmar decenas de contratos en un mismo año.

La eventualidad, que lo sindicatos identifican con precariedad, se refleja en la escasez de contratos indefinidos, ya sea inicialmente o por conversión de temporales, pues apenas representan el 5,3 por ciento del total, en concreto, 5.700 frente a los 101.000 que se firman con fecha de caducidad incluída.

Pese a que en el apartado de la estabilidad en el empleo únicamente se ha avanzado un punto porcentual respecto a 2006, la evolución del año en curso supone un avance importante por cuanto la media mensual de contratos totales, por encima de los diez mil, duplica el resultado del ejercicio anterior, en el que se registraron poco más de 5.300 contrataciones por mes.

La estadística de los diez primeros meses del año relfeja igualmente un avance significativo de la contratación entre las mujeres, colectivo hasta ahora marginado en el empleo en Jerez y que recorta distancia para acercarse a los hombres, con los que hasta octubre guardan una relación del 58-42 por ciento a favor de los últimos. En los dos últimos meses del recuento, septiembre y octubre, se aprecia además un considerable aumento de los contratos a mujeres, hasta equipararse casi con los hombres.

El análisis sectorial, por su parte, confirma el mal momento de la construcción, que en el conjunto del año se ve superada incluso por la contratación agrícola, y no precisamente por una mayor estabilidad en el empleo de una y otra actividad, que se caracterizan por la temporalidad, como los servicios, que acaparan más de la mitad de los contratos (59%).

En el extremo opuesto se encuentra la industria, con diferencia la actividad que menos contrataciones registra, tanto por la larga duración del empleo que genera como por su escaso peso entre las actividades económicas que predominan en la zona.

Octubre marcó la segunda máxima anual de contratación, únicamente por detrás del récord histórico de septiembre, del que únicamente le separan 73 contrataciones. El sector servicios registró además su particular máxima al rebasar por primera vez la frontera de los ocho mil contratos en un mismo mes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios