sostenibilidad | borrador del plan de movilidad del centro histórico

Jerez,ciudad de peatones

  • El gobierno local propone instalar lectores de matrículas para limitar el paso de vehículos por los barrios

  • Apuesta por dar preferencia a los viandantes pero sin modificar las vías principales de tráfico de la ciudad

García Morán, Camas, Sánchez y Díaz, ayer durante la presentación del borrador. García Morán, Camas, Sánchez y Díaz, ayer durante la presentación del borrador.

García Morán, Camas, Sánchez y Díaz, ayer durante la presentación del borrador. / manuel aranda

Comentarios 1

Jerez aspira a convertirse en una ciudad sostenible en la que el peatón sea el protagonista imitando a las grandes urbes europeas. Con este objetivo, la alcaldesa Mamen Sánchez, junto a delegados Francisco Camas y José Antonio Díaz, presentaron ayer el borrador del Plan de Movilidad del Centro Histórico de Jerez. El documento deberá ser consensuado en las distintas mesas de trabajo con colectivos y asociaciones de la ciudad, según avanzó ayer Sánchez. En cuanto a su puesta en marcha definitiva, "y teniendo en cuenta las limitaciones presupuestarias actuales", una vez alcanzado un consenso, está previsto llevar actuaciones por fases con objetivos a corto y medio plazo. "Queremos generar un debate entre los meses de mayo y junio con idea de que en julio podamos comenzar a actuar", adelantó la regidora socialista.

El director de Urbanismo, Benito García Morán, fue el encargado ayer de desgranar los detalles del borrador de un plan que propone "planificar de forma racional y ordenada la movilidad en el centro histórico, dando prioridad al peatón mediante la implantación de una red peatonal, que afectará principalmente a la zona de Intramuros, racionalizando el uso de vehículo privado, y potenciando los barrios como espacios de convivencia".

La hostelería es muy importante pero no puede ser la dueña del espacio público"

En concreto, el Plan propone clasificar el actual sistema viario del centro histórico en tres categorías. En primer lugar figura la red de vías básicas, que es la principal estructura de movilidad del centro, por donde circulan coches y peatones "sin restricciones". Se trata de vías que, por su anchura y su capacidad de tráfico, permiten el paso de vehículos y a la vez tienen una función peatonal importante al tener aceras anchas (Medina, Arcos, Ronda Muleros, Porvera, Clavel, Santo Domingo…). Además, es la red por donde transcurren los autobuses urbanos -servicio que deberá mejorar para que Jerez pueda estar también a la altura de las ciudades europeas- y que da acceso a los aparcamientos públicos.

En segundo lugar, la propuesta más novedosa contempla la configuración de una red de vías interiores, cuyo uso se reserva en exclusivo para residentes de una zona concreta, "con lo que el tráfico que se produzca en esa zona sólo será de gente del barrio", destacó el director de Urbanismo, añadiendo que al reducir el tráfico rodado en determinados barrios "se reservan los aparcamientos disponibles para los residentes, mejorando de esta forma la habitabilidad". En este caso, el control se realizaría con "semáforos lectores de matrícula directamente, como se está implantando en muchísimas ciudades de Europa". Un ejemplo de estas calles reservadas sólo para residentes serían Doctrina, Antona de Dios, Caracuel, Bizcocheros o un lateral la plaza San Andrés así como buena parte de las vías ubicadas entre calles Arcos y Clavel, o vías como Chancillería o calle Francos.

En tercer lugar, el borrador recoge la creación de una red de itinerarios peatonales, que tiene una "doble vertiente", según explicó ayer Benito García: "Por un lado, se aprovecha la red de vías básicas que tienen capacidad suficiente para compartir el uso rodado y peatonal, como ocurre con calles como Arcos, o Medina". Y por otro, se contempla la creación de una red de calles peatonales que estará situada principalmente en la zona de Intramuros donde el cambio será "más drásticos" aunque "ninguna casa estará situada a más de 150 metros de un itinerario rodado". "Con esta red damos prioridad absoluta al peatón y, además, conseguimos unir los principales puntos de atracción de la ciudad, tanto espacios libres, zonas de ocios, monumentos o equipamientos", aseguró. Calle Caballeros y alrededores de plaza Belén, por ejemplo, serían algunos de los enclaves afectados por esta peatonalización.

El director de Urbanismo, Benito García Morán, llamó ayer la atención sobre otra "pata" muy destacada del Plan de Movilidad del Centro Histórico. "Hay una cuestión también muy importante y es la red de itinerarios accesibles a la que nos obliga la ley desde el año 2010 y que tiene como plazo improrrogable el final de este año 2017". En este sentido avanzó que "esto va a conllevar más cosas. Ese plan de itinerarios accesibles, que ahora mismo es imposible tal cual tenemos la ciudad, va a tener bandas de paso mínimo de 1,80 metros libres de todo, también de veladores. Eso es otra derivada que tendrá que tener esta aplicación y eso es por ley". "El uso no común del espacio público como son los veladores se tendrán que adecuar a la ley, igual que todos nos tenemos que adecuar a las leyes", recalcó García Morán, en referencia a la Ley de Accesibilidad.

Igualmente hizo hincapié en que en otros países, por diversas causas, "se están cerrando centros comerciales y en España ya hay guerra de medianas superficies por instalarse en centros de ciudades peatonales. La gente llega al comercio andando desde un parking o un aparcamiento público. Ya ninguna ciudad europea se plantea llegar al comercio aparcando con el coche en la puerta". En este punto, insistió en que "una cosa es el comercio y otra la hostelería. La hostelería es muy importante pero no puede ser la dueña del espacio público, el espacio público es del común de los ciudadanos, no del que paga la cuenta de un bar. Está muy bien pero hay que cumplir la ley y la ley dice 1,80 de ancho". No obstante, recordó que si se pone en marcha el Plan habrá más zonas peatonales que "se podrán beneficiar de actividades de hostelería en la calle".

En líneas generales, el objetivo del Plan de Movilidad no es otro que, en palabras de Mamen Sánchez, convertir la ciudad en "lugar de encuentro, con espacios de uso colectivo que podamos disfrutar para distintas actividades; espacios en los que, por ejemplo, los niños puedan jugar sin que les aceche ningún peligro. Cuando se ven corrillos de niños en las calles y plazas, cuando se les ve correr y jugar, eso es un síntoma de que la ciudad está sana". Por ello "queremos avanzar en ese concepto de ciudad habitable y vamos a devolvérsela a sus legítimos usuarios, que son las personas, en detrimento de otros usos que ya no son sostenibles ni saludables", concluyó la regidora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios