La página ecuestre

José Ruiz, a los pies de los caballos

  • Más conocido en el mundo ecuestre como Pepe 'El de Méndez', ha pasado a la historia del caballo árabe como el mejor entrenador del mundo gracias a su paso por la prestigiosa ganadería de Diego Méndez

EL caballo árabe muestra una legendaria resistencia, belleza, docilidad y devoción hacia sus amos. Pero a escasos kilómetros de Jerez, concretamente en la orilla del pantano de Bornos, a tres kilómetros de Arcos, el caballo árabe se rinde ante un hombre que lo ha dado todo por la cría del caballo árabe, para muchos la mejor raza de la especie equina por ser la más pura, la única raza pura del planeta. Ese hombre se llama José Ruiz Bautista, pero así es un anónimo para el mundo ecuestre. Su verdadero pasaporte ha sido durante décadas Pepe 'El de Méndez', por contribuir indefectiblemente al reconocimiento mundial de la prestigiosa yeguada de caballos árabes de Diego Méndez, hoy extinguida.

Decir Diego Méndez en el reducido mundo del caballo árabe en nuestro país es citar pureza, raza, sangre, belleza y carácter. Absorbida hace unos años por la yeguada madrileña Complutum Arabians, Diego Méndez ha servido de ejemplo a decenas de pequeños ganaderos de esta legendaria estirpe, que a su vez bebió del importante patrimonio genético de Cría Caballar. Bien, de los comienzos, de la consolidación, de la madurez y de los éxitos de la yeguada ha sido parte implicada Pepe 'El de Méndez'. Cuando mira a un caballo sobran las palabras. Establece un vínculo visual con el animal por el que el noble bruto se vuelve arrogante, bello sin más.

Pepe llega a casa del ganadero en 1976, más de una década después de que el criador diera sus primeros pasos en la cría ecuestre. Méndez empezó a coquetear con el mundo del caballo en 1962, fecha en la que comenzó a criar caballos, en un principio con ponis de Gales, caballos españoles y caballos árabes, para dedicarse posteriormente a esta última especie. Por aquella época, recuerda Pepe, el ganado estaba en una finca de Medina Sidonia, donde ganadero y encargado pasarían varios años rodeados de más de veinte yeguas árabes, más de veinte ponis y unos cuantos sementales y caballos jóvenes. 'Garbo' y 'Galero', ejemplares de Yeguada Militar estabulados en Jerez, se convierten en los auténticos padres de la saga Méndez. Posteriormente, el hierro de Diego Méndez se traslada a Sevilla, para instalarse definitivamente poco después en la finca La Aldara, donde la ganadería de Diego Méndez escribiría la mayor parte de su historia.

Es ya en esta finca de El Viso del Alcor donde Pepe comenzó a recibir ejemplares de ganaderías de la talla de Flor de Lis (Teresa de Borbón), Luis Ybarra o Marieta Salas. Estos importantes ganaderos se habían interesado por Pepe por sus inimitables dotes como mozo y preparador de caballos de Pura Raza Árabe. Las cifras hablan por sí solas. En los diez años en los que Pepe 'El de Méndez' está dedicado al cuidado y entrenamiento de tan valioso ganado, la casa Méndez logra 60 campeonatos nacionales e internacionales; 41 subcampeonatos nacionales e internacionales; 25 terceros premios nacionales e internacionales; y varias veces es nombrada mejor ganadería criadora y otras tantas, mejor presentador. Para Pepe, el triunfo más importante de toda su carrera ha sido el Campeonato del Mundo conseguido en París, donde le ofrecieron hasta cincuenta millones de pesetas por 'Camargue', el caballo de Diego Méndez más importante en la vida de Pepe. Pero hay más. Hay copas del Rey, campeonatos del Mundo, campeonatos de España, de Europa… Y sí, el ganado debe ser de calidad, pero Pepe también tiene su teoría. "El ganado sin un buen presentador no es nada. Y el presentador sin un buen ganado, tampoco". Claro queda.

Digamos que Pepe se encuentra entre la élite de los mejores presentadores del planeta. En el mundo de la cría del caballo árabe existen dos o tres presentadores de caballos árabes considerados como los mejores pagados y los que más premios cosechan en los campeonatos más elitista del panorama mundial. Y Pepe está entre estos tres. David Boggs es el mejor entrenador en Estados Unidos y estableció una admiración tan fuerte por el entrenador arcense que incluso le propuso trabajar con él en Estados Unidos, donde según dice está el mejor ganado de Pura Raza Árabe del mundo. "Dije que no, para mí la familia es lo primero", aclara.

Lo que más sorprende en la vida y la trayectoria de José Ruiz es su método de aprendizaje. "Yo lo que sé lo he aprendido solo. Mi técnica es el cariño y respeto hacia estos animales. También entreno a otras razas pero el caballo árabe para mí es el mejor, el más bello del mundo".

En la actualidad, Pepe es un entrenador que trabaja por libre. En su casa, un precioso terreno en el pantano de Bornos, tiene cuadras y pistas de entrenamiento donde recibe caballos y yeguas de ganaderos particulares para entrenar y presentar en los concursos morfológicos. Reconoce que dentro del Pura Raza Árabe hay varias estirpes, como la Pure Spanish, la nuestra, o la egipcia, a la que admira por su fuerza. Con todo, Pepe tiene una consigna: "La belleza se saca por el plato y la suela del zapato", refiriéndose a una alimentación adecuada y a unos buenos aplomos.

José Ruiz recuerda hoy relativamente feliz su pasado como uno de los entrenadores más importantes del mundo de la cría del caballo árabe. Aún se duele del exceso de protagonismo que en ocasiones ocupaba el ganadero Diego Méndez, dejando a un lado a una figura tan importante en una cuadra como el entrenador, encargado o preparador, sobre todo si se tiene en cuenta de la insuperable colección de trofeos conseguidos, que no encuentra parecido en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios