Jóvenes jerezanos dan el salto a Berlín

  • Carriles Iniciativas Socioculturales hace balance del intercambio cultural en el que ha participado junto a Alemania, Turquía e Italia "con la música como principal elemento para descubrir nuevos horizontes"

La asociación Carriles Iniciativas Socioculturales, cuya actuación gira en torno a los jóvenes de la zona rural, ha presentado recientemente la memoria del encuentro 'Soundz of Berlín' (Sonidos de Berlín), un proyecto de trabajo sobre la diversidad cultural, "donde la música y los sonidos son el principal elemento para descubrir nuevos horizontes". En concreto, la delegación jerezana se desplazó hasta la ciudad alemana que da nombre al encuentro, entre el 23 al 31 de julio, para participar en un intercambio multilateral en el que estuvieron presentes Alemania, Turquía, Italia y España. En total participaron 28 jóvenes de las distintas nacionalidades, siete de cada país. Tal como explican, la iniciativa partió de Bapob, asociación berlinesa con gran experiencia en el desarrollo de encuentros, seminarios, jornadas bajo el marco del programa 'Juventud en Acción'. "Para nosotros fue un orgullo poder participar en este encuentro ya que dicha organización se puso en contacto con nuestra entidad porque el Instituto Andaluz de Juventud les dio referencias nuestras como organización que trabaja de manera continuada y especialmente con jóvenes desfavorecidos o con desigualdad de oportunidades", explican desde Carriles. De hecho, el proyecto 'Soundz of Berlín' tiene como principal premisa "favorecer la integración así como posibilitar la participación de jóvenes que por un motivo u otro fueran desfavorecidos". De este modo, desde Jerez seleccionaron a distintos jóvenes del área rural "siendo para ellos esta la primera vez que salían a un país distinto a España, incluso para muchos de ellos ha sido la primera vez que han salido de la comunidad autónoma o que han viajado en avión".

Al mismo tiempo, previo al encuentro se realizó una reunión preparatoria de cuatro días en Berlín, con la participación de los "líderes" o responsables de cada país. "En esta reunión se organizó todo el grueso del encuentro teniendo en cuenta el perfil de los participantes", explican, apuntando que "fue el momento de conocernos y conocer en grandes líneas las características del encuentro, los objetivos y de repartirnos las tareas". Tras esta primer toma de contacto, se realizó una reunión informativa con todos los participantes y sus padres para explicarles en que consistía el proyecto, "qué íbamos a hacer durante los días del encuentro, porque habíamos pensado en sus hijos a para proponerles su participación en este encuentro, resolver todas las dudas que le pudieran surgir, ver como nos íbamos a organizar para realizar el trabajo previo al encuentro, etc". En otra reunión posterior, desde Carriles trabajaron en la organización de una noche temática española, que los jóvenes decidieron que fuese en torno al carnaval.

El encuentro se inició consensuado las normas de convivencia en La Casa Juvenil donde se albergaban. "Algo muy importante ya que no podemos olvidar que cada país tiene unas costumbres y cultura muy particulares y ante temas como el alcohol, surgieron aportaciones muy interesantes", explican los participantes. Ya respecto al trabajo realizado, desde Carriles explican que a partir de la música, "entendiendo ésta como uno de los centros de interés de los jóvenes y valiéndonos de la misma como nexo para fomentar las relaciones entre iguales independientemente al idioma", han trabajado distintos ejes transversales como la multiculturalidad, la exclusión social, la diferencia, el respeto, los roles o los prejuicios. Unido a todo ello, "la cámara de vídeo ha sido una de nuestras principales herramientas para el trabajo a desarrollar ya que todo lo acontecido ha sido montado en un cortometraje, cuyo resultado final nos ha dejado boquiabiertos". Tal como destacan en su memoria, Soundz of Berlín ha sido un proyecto de "investigación, apertura, descubrimiento, solidario, igualitario, participativo, dinámico. Una experiencia inolvidable para todos los jóvenes que hemos participado". A parte de todo el trabajo para sacar adelante el cortometraje, los participantes realizaron dos evaluaciones intermedias, espacios para realizar técnicas de reflexión sobre la diversidad cultural, para descansar y, como es lógico, para conocer un poco Berlín. Al final, "las primeras lágrimas durante la evaluación final, donde reflexionamos sobre de todo lo vivido, lo que nos había aportado personal y grupalmente , todo lo descubierto en tan sólo nuevo días". De hecho, los jóvenes "adquirimos el compromiso de trabajar para hacer realidad un próximo Soundz of Jerez, o Soundz of Italy o quizás un Soundz of Instambul".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios