Ley de Murphy

Toda la ilusión puesta en el día uno de agosto, marcado en nuestra agenda con colores fosforitos, ‘arrancan las vacaciones’, y no se sabe el porqué, pero siempre se fastidian los planes. O si no que se lo pregunten a los cientos de pasajeros que se vieron afectados ayer por el descarrilamiento que sufrió un tren de media distancia en la ciudad tras atropellar a cientos de cabras, y que dejó durante casi 12 horas la conexión Sevilla-Cádiz inhabilitada. Primero un transbordo, después un autobús, ahora un cercanías, “¿cuándo voy a llegar a la playa?”, se preguntaban los viajeros afectados por el desafortunado suceso. Y no vendría mal recordar el calor que tuvieron que soportar y todo por querer pasar unos días de vacaciones. Quizás sean cosas de la ley de Murphy que quiso hacer de las suyas —“si algo puede salir mal, saldrá mal”—, pero incluso el maquinista del convoy comentó “¿qué hoy es uno de agosto?, entonces es normal que suceda algún incidente”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios